Como en casa

Olivol Mundial derrotó a Tabaré con un ajustado 77-72 (5). El equipo mundialista logró su segundo partido en el campeonato, ambos fueron en cancha de Bohemios.

Por cuartos: 18-14 / 35-29 / 58-54

Jueces: R. Olivera, M. Fernández y C. Hirigoyen.

Por Nicolás Khoury

El arranque del partido favoreció a Olivol. El visitante protegió su rebote, trabajó bien las ayudas del lado contrario, cambió de hombre cada vez que lo necesitó, corrió la cancha y puso un 6-2 en los primeros minutos de juego. Tabaré defendió en todo el campo, corrió desde robos en primera línea, sacó faltas, embocó libres, tuvo buenos minuetos de Federico Miller, asistió a Daniels y puso un 10-2 con el que pasó por cuatro. Un buen ingreso de Martín Andrade le dio tanto gol como generación de juego a un equipo que generó desde bloqueos directos y colocó un 6-2 con el que empató el trámite. El Indio cargó el rebote ofensivo, se reencontró con el gol y se fue cuatro arriba al primer descanso.

Dentro de un partido desprolijo, Olivol defendió en todo el campo, corrió la cancha, fue vertical y puso un 4-0 con el que empató el juego. Tabaré generó juego desde la pintura, lastimó tanto a partir de los posteos de Daniels como desde rompimientos y descargas, anotó puntos a distancia, tuvo a Gonzalo Díaz como principal vía de gol y puso un parcial de 17-8 con el que abrió la máxima de nueve. Un triple de Diego Silva le permitió a Olivol cerrar el primer tiempo a seis.

Tabaré lastimó a distancia, defendió duro y recuperó ocho de renta. Olivol pasó a defender en zona 2-3, contraatacó con efectividad desde la defensa de su rebote, encontró puntos en las manos de Gastón Romero, jugó al ritmo de Andrade, tuvo un buen ingreso de Nahuel Santos y puso un parcial de 18-7 con el que pasó por tres. Tabaré abusó del tiro exterior, forzó mucho su juego ofensivo, perdió pelotas y careció de gol. El Indio encontró puntos en los rompimientos de Emiliano Serres, lastimó con tiros largos tanto de Díaz como de Joaquín Retamoso y puso un 11-4 con el que pasó por cuatro de cara al último cuarto.

Olivol pasó a defender en hombre, presionó en todo el campo, corrió tanto desde la defensa de su rebote como desde robos en primera línea, lastimó con Mateo Suárez y puso un 9-2 con el que pasó por tres. Tabaré jugó desde bloqueos directos para Díaz, dominó la lucha por los rebotes y recuperó el liderazgo del tanteador. Ivan Arbildi radió del juego a Díaz, Daniels fue neutralizado por la defensa rival, Olivol corrió desde la defensa de su rebote, cargó la pintura ante defensa plantada y tras un triple de Suárez concretó un parcial de 10-3 y sacó seis a un minuto del final. Puntos de Serres y una buena defensa le dieron esperanza al local, pero Olivol fue efectivo en libres y cerró el partido en su favor.

El MVP

Mateo Suárez jugó pocos minutos, pero fue la principal vía de gol de Olivol en el último cuarto y eso lo transformó en la figura del encuentro. El pibe de Urunday Universitario terminó con 14 puntos, 2 asistencias y un robo en 23’39” jugados.