De la mano de Damián

Miramar se impuso ante Auriblanco por 81-64 y de esta manera llegó a su segundo triunfo en el torneo. El Monito manejó el partido y se lo llevó de forma justificada, de la mano de un Damián Blazina descomunal.

El encuentro comenzó favorable a la visita, que de la mano de Jones y Piñeiro lograba abrir 8 de renta en los primeros 5 minutos. Miramar abusaba del tiro de 3 puntos, sin ser efectivo. A pesar de esto, miramar empezó a rotar la bola y seleccionar mejor los tiros, logrando irse 18-15 al cierre del primer chico. Wohlwend, Blazina y Drakeford fueron importantes.

Goncalvez comenzó encendido el segundo cuarto, posteandose y colocando 4 puntos al hilo, para que su equipo pase al frente. Miramar logró ajustar sobre el brasilero, negandole la linea de pase y doblandolo cuando recibía. A partír de esa defensa, generó perdidas y las castigó con corridas. Viotti ingresó notable desde el banco, lastimando desde rompimientos, sumado a lo que hacía Blazina, quien era incisivo en el 1×1. Fue así como el locatario abrió 10 de renta. Sobre el cierre, nuevamente tomó malas decisiones ofensivas Miramar, abusó del tiro exterior y la visita aprovechó para colocar un parciál y ponerse a 3 de cara al descanso largo.

Drakeford asumió y lastimó desde media distancia en el inicio del complemento, siendo clave para que su equipo abriera 9 de renta. Auriblanco reaccionó de la mano se Piñeiro, quien comenzó a lastimar desde bloqueos directos, para emparejar las acciones. Tras esto, nuevamente apareció Boazina asumiendo en el 1×1, rompiendo facilmente la primera línea, logrando anotar y descargando al bajo, castigando las ayudas. Olivera y Viotti también aportaban lo suyo para que el local abriera 11 de renta. Nuevamente en el cierre, de la mano de Piñeiro, iba a descontar Auriblanco, yendose con 7 puntos de renta el Monito.

En los primeros minutos del último cuarto, Miramar iba a sentenciar el encuentro de la mano de un descomunal Damián Blazina quien hizo de todo para su equipo, siendo totalmente incontenible en ataque, romiendo facilmente la primera linea y lastimando cada vez que fue al aro, aprovechando su poderio fisico. El Monito abrió 15 de renta y liquidó el juego.
Finalmente fue triunfo de Miramar 81-64 de forma totalmente justificada.

EL MVP

Damian Blazina fue la gran figura de la noche. Defensivamente fue intenso y en ataque lastimó continuamente desde el uno contra uno. El base acarició el triple doble al anotar 26 puntos, bajar 13 rebotes y repartír 9 asistencias.

EL DATO

14-4 fue la ventaja en puntos trás pérdidas en favor de Miramar. El Monito fue intenso en primera línea, generando pérdidas, las cuales castigó con corridas de cancha.