Ausentismo Celeste

Foto: Barquisimeto, 2016. Fiba.com

El día de hoy se conoció la noticia de que Uruguay no participará del Sudamericano femenino mayor a disputarse a fines de agosto en Tunja, Colombia, por razones económicas. De esta manera se corta un ciclo de 4 participaciones consecutivas que, habiendo comenzado en el año 2010, ha sido de gran importancia en el desarrollo que del básquetbol femenino en nuestro país.

Historia

La historia de los Sudamericanos femeninos comenzó en el año 1946, nueve años después que la de su par masculino que tuvo su primera edición en el año 1937. En ese primer torneo participaron Chile, Brasil, Argentina y Bolivia, fiel reflejo del poco desarrollo que tenía el deporte femenino en esa época. El podio lo completaron las primeras tres selecciones, quedando las Bolivianas en cuarto lugar.

Desde ese momento a la fecha, se han disputado 32 torneos, y Uruguay participó únicamente en siete de ellos, siendo el país que ha dicho presente en menos oportunidades. Lo siguen Bolivia con 10 participaciones, Venezuela con 12 y Ecuador, ya lejos con 18.

Argentina y Brasil por su parte son los que más han participado, acumulando experiencia en 31 torneos, mientras que Chile los sigue con 29, y Perú con 23.

Aires de cambio

Luego de haber participado en Asunción 1962, La Paz 1974, y Cúcuta 1984, obteniendo dos séptimos y un octavo puesto, sin ganar ningún encuentro en 19 presentaciones, se dio el inicio de este nuevo ciclo.

Esta generación de jugadoras compitió siendo el equipo más joven del torneo en Santiago de Chile en 2010, perdiendo los 4 partidos que disputó. El equipo integrado por 7 jugadoras que hacían su debut en torneos internacionales de Selecciones tuvo su mejor presentación al perder ante Venezuela 72-69 (3), terminando en la séptima posición.

El gran esfuerzo y sacrificio tuvo su primer alegría en Mendoza 2013, cuando llegó el primer triunfo en la historia: la Selección Femenina derrotaría a su par de Perú por 61-49 (12) en el partido por el séptimo puesto, luego de perder los primeros cuatro partidos. El mismo resultado se obtendría en la edición 2014 en Ambato, nuevamente perdiendo en las primeras cuatro presentaciones, pero derrotando a Perú por el séptimo puesto por 70-57 (13).

La última participación se dio en Barquisimeto 2016, cuando nuevamente las damas perdieron los cuatro partidos que disputaron, teniendo la mejor actuación ante Paraguay al caer derrotadas en cifras de 62-56 (6).

Fin de un ciclo

Tristemente, este ciclo de cuatro participaciones consecutivas, el mayor en la historia del básquetbol femenino uruguayo, ha llegado a su fin. Nuevamente nuestro país faltará a la cita, y continuará siendo el que más ausencias ha tenido en la historia sudamericana.

En tiempos que se discute y se promueve la igualdad de género, a lo cual el ámbito del deporte no es ajeno, esta no deja de ser una decisión polémica por parte de la FUBB. Si es que realmente se quiere impulsar el desarrollo del básquetbol femenino, directriz que parecía bastante clara al darle impulso a la LFB televisando las finales del año 2017 y logrando una gran difusión, este es claro retroceso por múltiples razones, que dan para pensar si realmente se le está dando el lugar que merece.