Se mete en la pelea

Lagomar venció como visitante a Auriblanco en cifras de 105-91 (14) y de esta forma el equipo del balneario se mete en la lucha por quedar entre los 8 primeros y permanecer en la divisional.
Clave la defensa y en ofensiva hombres como J. Álvarez, N. Álvarez, G. Álvarez y García en el final.
Por Cuartos: 26-19 Lagomar, 45-42 Lagomar y 63-61 Lagomar.
Árbitros: Richard Pereira, Martín Pedreira y Nicolás Revetria.
El inicio del partido fue para la visita que defendiendo de buena forma y capturando rebotes se hizo fuerte de atrás hacia adelante. En ataque aparecieron Javier Álvarez y Gonzalo Álvarez en el 1×1 goleando. Así los dirigidos por Sande sacaron 11 de diferencia (26-15).
Sobre el final reaccionó el local con Goncalvez, Erroizarena y varios libres para achicar e irse abajo por 7 (26-19).
En el segundo cuarto Auriblanco salió con otra intensidad en defensa y se hizo muy fuerte en ese aspecto. Además, llevó al error del rival y los aprovechó en ataque Goncalvez y Erroizarena abajo y desde el banco buenos aportes de Pons y Piñeiro. Con un parcial de 12-0 logró pasar al frente 27-25.
Pero, luego de un minuto de tiempo por Sande, los del balneario volvieron a defender muy bien, las ayudas fueron buenas y en ataque repartió el goleo con Cococho Álvarez y G. Álvarez para cerrar arriba el entretiempo 45-42.
En el tercer chico el encuentro fue netamente parejo y no se sacaron más de dos puntos de distancia.
En el “Auri” Facundo Sánchez, Goncalvez, Taibo y Jones fueron importantes. En la visita se dieron los mejores minutos de Cocochito Álvarez con mucho 1×1, cortes hacia el aro y tiros a distancia.
En los últimos 10 minutos Lagomar aplastó a su rival y lo dejó completamente sin ideas en ataque. Defendió muy bien, corrió la cancha, presionó y tanto “Manzana” García con un triple como el aporte goleador de los hermanos Álvarez y su primo Gonzalo sentenciaron el encuentro. La visita puso un 22-8 en un pasaje del final y fue ahí el quiebre del juego.
Auriblanco ya no supo qué hacer, abusó del tiro exterior para descontar la diferencia pero ya era tarde y el partido se liquidó.