Un regreso esperado

Uruguay derrotó a Chile en el partido por el tercer puesto del Sudamericano U21 y regresó a un podio sudamericano de formativas luego de tres años de ausencia. El triunfo fue en cifras de 84-51 (33).

Por Nicolás Khoury

El arranque del partido fue todo celeste. Uruguay defendió en hombre en todo el campo con referencias sobre Ignacio Arroyo y Sebastián Herrera, persiguió en la defensa de los bloqueos, cambió de hombre cada vez que lo necesitó, trabajó bien las ayudas para contener el juego cerca del cesto de Felipe Haase y controló a su rival. En ataque, el equipo celeste se apuró mucho. En el intento de apurar y verticalizar su juego, Uruguay perdió pelotas, tomó malos tiros y no pudo imponerse en el marcador. De todas formas, los celestes mantuvieron su nivel defensivo, jugaron desde bloqueos directos, anotaron tres triples, tuvieron a Joaquín Rodríguez como principal vía de gol y pusieron un 13-2 en los primeros minutos de juego. Chile aprovechó los bajos porcentajes de acierto de Uruguay por momentos para correr desde su rebote, lastimó con la salida de cortinas indirectas de Herrera y puso un 7-1 con el que se acercó. Un doble de Theo Metzger le permitió a los celestes cerrar el primer chico siete arriba.

Uruguay mantuvo su nivel defensivo, pero se apuró en ataque, forzó sus ofensivas, desaprovechó oportunidades y vio como Chile, de la mano de Herrera, puso un rápido 7-3 y se colocó a tres de su rival. El equipo trasandino estiró una presión zonal luego de la que se refugió en una zona 2-3 y buscó cambiar el juego desde ahí. Uruguay fue paciente, jugó desde rompimientos y descargas, encontró dos triples en las manos de Rodríguez y puso un 6-2 con el que abrió siete de renta. Haase comenzó a lastimar. El interno anotó segundos tiros, asumió cerca del aro, convirtió un triple y lideró un 10-4 con el que su selección, que mantuvo la zona, se puso a uno. De todas formas, Uruguay cerró mejor el cuarto. El equipo dirigido por Marcelo Signorelli jugó desde bloqueos directos, lastimó con Metzger abierto y puso un 6-0 que le permitió abrir siete. Un libre hizo que Chile se fuera seis abajo al descanso largo.

En el tercer se quebró el partido. Uruguay mantuvo su defensa en todo el campo, protegió su rebote, corrió la cancha al ritmo de Mateo Sarni, jugó desde bloqueos directos, lastimó con rompimientos y descargas, encontró triples en las manos de Rodríguez y Metzger, anotó tras descargas cortas y puso un 18-3 con el que sacó 21 a tres minutos del final del período. Chile se vio superado por la defensa, no pudo jugar cómodo, no pudo correr, no encontró a sus figuras, no generó desde cortinas ante la defensa que persiguió en esas situaciones y sufrió el juego. Agustín Da Costa tuvo un buen ingreso y fue importante en momentos de Uruguay que escapó bien de la presión zonal que estiró el rival, lastimó con su juego vertical, dominó el cuarto, llegó a sacar 22 y se fue 20 arriba al último descanso.

Dos triples en el inicio del último cuarto (uno de Metzger y uno de Rodríguez, puso un 6-0, sacó 26 y liquidó el partido.

En Uruguay se destacaron los 25 puntos convertidos por Theo Metzger y los 18 que anotó Joaquín Rodríguez.