Se afirma como escolta

Bohemios venció a Miramar 96-78(18) en condición de visitante y quedó como escolta de Cordón. El equipo albimarron marcó el ritmo de juego desde el inicio y supo contrarrestar las arremetidas del monito que se llegó a poner a tres unidades.

Por cuartos: 27-17(B), 50-34(B), 67-62(B)
Jueces: Alejandro Sanchez, Martín Rial, Alvaro Labiuza

El comienzo del juego tenía a la visita jugando de mejor manera, con Puckett siendo figura desde el alto y también en el bajo castigando, a su vez cargaba muy bien el ofensivo y conseguía segundos tiros para abrir hasta quince de diferencia. Miramar abusaba del tiro y en defensa hacia agua, pero el ingreso de Lewis y Viotti junto a Drakeford que era el único regular, le cambió la intensidad defensiva y consiguieron achicar a diez para irse al primer descanso.

El segundo chico continuaba con el equipo de Kogan castigando desde más allá de los 6,75, a su vez seguía tomando rebotes ofensivos que le facilitaban convertir tras segundos tiros y aumentar la diferencia. El reingreso de Wohlwend aliándose con Viotti de buena manera, sumado al trabajo constante en ataque de Drakeford le permitía al local achicar a ocho a mediados del cuarto, sin embargo el minuto de Kogan y la incursión de Da Costa en cancha desde su generación de juego, ya sea desde el uno contra uno, los lanzamientos abiertos o los rompimientos hacia el aro, le dio dieciséis de máxima para irse al descanso largo.

Con doble de Perdomo Bohemios abría la máxima de dieciocho, sin embargo con un Drakeford descomunal, y una intensidad defensiva interesante el equipo de Yaquinta colocaba un 10-0 para ponerse a ocho y obligar a Kogan a parar el juego. Bohemios logró cortar la sequía ofensiva y anotar, pero Cervi y Wohlwend aparecían para seguir achicando. En una jugada donde los árbitros no sancionan nada tras falta clara de Perdomo sobre Wohlwend, el base monito es descalificado por falta técnica (había cometido una antideportiva en el primer tiempo). Más allá de la disconformidad y el malhumor con los jueces, Miramar acortó a cinco para el último descanso de la noche.

Rápidamente el local se colocaba a tres con libres de Cervi, pero a partir de ahí el equipo se desmoronaría, Blazina que asumió la base tras la descalificación de Wohlwend no estuvo en su noche, no logró leer la ventaja y el equipo abusó del pique, de esta manera un 13-1 a favor de la visita le permitió sentenciar el juego, ya que sacaba quince a falta de seis minutos, y Miramar no encontraba reaccionar. Miramar intentó achicar pero no pudo, Bohemios administró la ventaja y cerró el juego ampliándola.

La gran figura de Bohemios fue Benjamin Puckett, que se despachó con 32 puntos, 14 rebotes y 3 asistencias. Por su parte en Miramar estuvo el goleador de la noche, Faronte Dreakford con 36 unidades, 9 rebotes y 4 asistencias.

ESTADISTICAS