«Hace muchos años que me retiré»

Leandro García Morales fue entrevistado por los colegas de Reloj de 24 en Argentina ya habló de varios temas. Su presente en Instituto, la participación en las semifinales de la Liga Sudamericana con los cordobeses, pero fundamentalmente de la Selección y el arribo de Ruben Magnano.

– ¿Hubo un llamado de Rubén Magnano, con todo lo que representa el nombre del entrenador?

– Es la llegada de uno de los mejores entrenadores del mundo. Para Uruguay es una alegría más que una sorpresa. Los uruguayos siempre sufrimos desde ese lugar porque nos cuesta conseguir entrenadores. Igualmente como dije en 2013, cuando me alejé de la selección, estoy por fuera de Uruguay y ya hace muchos años que me retiré.

– ¿En caso de que te llame podrías pensarlo o está cerrado el tema?

– Por el momento no es algo que me esté ocupando mucho la cabeza. Ya hace mucho tiempo que no juego en la selección nacional. No lo digo sólo por mi parte, tampoco creo que vaya a tener en cuenta a jugadores que no participan de la selección hace bastante tiempo.

– ¿Con qué Liga Nacional te encontraste después de tanto tiempo que pasó desde aquella última vez en San Martín de Corrientes?

– Hacía unos cuantos años que había pasado por la Liga. Si bien cambió el formato de la competencia, también llego a un equipo con muchas aspiraciones y lo hago desde el comienzo del torneo. Eso para mí es importante por el hecho de conocer el sistema de juego y adaptarme a mis compañeros. Hay muchas expectativas por todo lo que está por venir en Instituto.

– ¿Te esperabas volver a Argentina a esta altura de tu carrera deportiva?

– En realidad es sorpresivo para mí porque hace varios años que venía de mantener contratos largos en Uruguay. Estuve tres años en Aguada y después con un contrato de cuatro años en Hebraica y Macabi. Prácticamente no había tenido una instancia para salir al mercado hasta ahora, luego de que Macabi decidió no tomar la opción del último año de contrato que tenía comprometido conmigo. Siempre hay mucha gente conocida del básquetbol, por la cercanía entre países, y los sondeos están constantemente. Por suerte se dio la posibilidad de Instituto en un momento donde no tenía club para la próxima temporada.

– ¿Tuviste chances de llegar a San Lorenzo? Te darás cuenta lo que genera alrededor de la Liga Nacional.

– Eso es mejor hablarlo con mi agente, yo me mantengo al margen de las negociaciones, generalmente. Sí hace un año cuando vine a jugar por la Liga de las Américas a Boedo tuve una charla con Marcelo Tinelli, donde me comentó aquella vez que le hubiese gustado que hablemos para jugar en San Lorenzo si me encontraba libre en algún momento. Ahora estoy en Instituto y me gustó mucho la propuesta que me ofreció el club. Siempre estoy lejos de las versiones que se mencionan.

– ¿Instituto, al igual que San Lorenzo, sienten que es el equipo a vencer por parte de los rivales?

– No creo que tengamos un favoritismo como claramente lo tiene San Lorenzo. Esto es muy cambiante. La ventaja de Instituto es que tiene una base importante del año pasado a la que nos sumamos Pablo Espinoza y yo. Son pocos partidos juntos pero venimos bastante bien. Estamos en construcción de lo que se vino realizando la temporada pasada. Hay que ver cuándo encontramos nuestro mejor rendimiento, algunos lo descubren más temprano que tarde