Con los dientes apretados

La Liga Uruguaya se quedó sin invictos. Biguá derrotó como visitante a Nacional 81-72 (9) y de esta forma se quedó con el último equipo que no había perdido en la competencia. Era un partido especial, por el retorno de Martín Osimani al club que lo vio nacer, y la jornada fue redonda para todos los hinchas del ‘pato’.

Ya desde el primer cuarto los de Rovira marcaron el trámite del juego. Una buena contención sobre Batista, sumado a un juego muy sólido en defensa, le dieron la chance de cerrar arriba 15-9.

Más allá de las reacciones que buscaba Nacional, la visita, ya con Martín Osimani en cancha, un buen juego de su hermano Joaquín y lo preponderante de Forte en la pintura; Biguá se fue al descanso arriba por 3 (33-30).

Nacional en la segunda mitad reaccionó, Danridge y Eziukwu fueron los encargados de liderar la reacción que terminó con el doble del interno que le dio la chance al tricolor de ingresar al último cuarto ganando por 2 (56-54). Sin embargo en los últimos 10 minutos las cosas volvieron a cambiar. Un triple de Martín Osimani en el comienzo le daba ventaja al ‘pato’, esa que cuidó hasta el final para festejar por partida doble.

Por cuartos: Biguá 15-9, 33-30, 54-56

GALERIA MARCOS FERREIRA