No llegó a empezar

En el gimnasio de Malvín, iban a jugar el local ante Urunday Universitario por la décima fecha.
El “Playero” llegaba con un registro de cinco partidos ganados y tres partidos perdidos. Por su parte, el “Estudioso” lo hacía con uno de de cinco partidos ganados y cuatro partidos perdidos.
En este encuentro se iba a dar el regreso a las canchas de Marcos Cabot, quien ya se encuentra recuperado del desgarro que sufrió semanas atrás.
El calentamiento era todo normal hasta que una hundida de Nicola Pomoli hizo que el acrílico de uno de los tableros estalle. Como consecuencia, los jueces tomaron la correcta decisión de suspender el juego.
Con esta suspensión, es la tercera vez en una sola semana que al “playero” se le suspende su partido. El pasado lunes y martes no pudo jugar ante Defensor Sporting debido a la humedad.
El encuentro será fijado recién para después de la ventana de Eliminatorias rumbo a China 2019.