Voces celestes

Uruguay obtuvo una gran victoria ante Puerto Rico y quedó en la tercera ubicación del Grupo E con un registro de 6 triunfos y 3 derrotas. Jugando en Montevideo el equipo ganó 4 de los 5 juegos que disputó y por eso sigue con vida en su afán de llegar a la Copa del Mundo China 2019.

Esteban Batista fue muy importante para su Selección y tras el triunfo reconoció: “La palabra clave es el sacrificio, nosotros nunca somos favoritos en ninguna disciplina. Parecía que el triunfo no llegaba, se nos iba, pero al final entraron un par de tiros que nos dieron una gran alegría. Esto fue una fiesta y por suerte las más de 10 mil personas que vinieron se fueron muy contentas”

A su vez remarcó sobre la llegada del entrenador argentina Ruben Magnano: “Algunos conceptos ya los insertó de muy buena manera, pero hace apenas 10 días que estamos trabajando juntos. Es un equipo en construcción, seguimos trabajando y construyendo y ganando es la forma más linda” y marcó: “Se vieron muchas cosas y la mano del entrenador se nota, la gente que entiende de basquetbol sabrá lo que digo. Pudimos imponer nuestro ritmo y llevar el juego a nuestro terreno”

Sobre las claves del triunfo manifestó: “Puerto Rico tiene un juego de correr y tirar y si entrabamos en ese ritmo se nos iba a complicar. Tratamos de traerlos a nuestro terreno y eso lo logramos”

Si bien es difícil, el capitán uruguayo sueña con un triunfo ante Estados Unidos: “Ahora ya creemos que somos lindos y nos animamos con cualquiera. Tenemos que disfrutar, pero esto nos genera mucha confianza. Vamos a salir a ganar, todos los partidos son diferentes, pero jugamos en Uruguay y la localía la vamos a tener que hacer respetar”.

“Un partido soñado”

Mathías Calfani por su parte fue determinante en el final del partido. Dos triples en el último cuarto, una tapa y permanentes ayudas en la defensa lo transformaron en uno de los héroes de la noche en Montevideo: “Para todos fue un partido soñado, desde el entorno hasta el final. La gente vino y disfrutó, para nosotros era muy importante que ellos se vayan y tengan ganas de volver para alentar con Estados Unidos. Me esfuerzo y entreno todos los días para que entren los triples, y para poder asumir en momentos importantes. También disfruto y mucho de la parte defensiva, de los rebotes y las tapas, esa es mi esencia y lo que ayuda realmente a ganar”. Sabe de la importancia que tiene ser interno y poder tirar de afuera: “Es fundamental que los internos puedan tirar, pero sobre todo resolver cuando hacerlo y que no pase por descarte. La confianza es clave, primero del entrenador que me dijo que tome esos tiros y luego de mis compañeros que se animaron a darme esas pelotas para definir”.

Para el interno de San Lorenzo, no era un partido más: “Este era un partido importante para mí en la Selección, no solo por la inauguración del Estadio sino que tenía muchas ganas de estar y jugar. No me había tocado participar en la ventana pasada y sufrí mucho. Las lágrimas que tuve al final fueron de alegría por mí y todos mis compañeros”.

A su vez habló sobre lo colectivo: “Todos dimos un paso adelante y aportamos desde la defensa que es donde tenemos que construir los triunfos”

 

“Hicimos un desgaste muy grande”

Bruno Fitipaldo fue quien más minutos en cancha estuvo en el equipo de Rúben Magnano. El escolta fue clave en la intensidad defensiva y sabe que allí estuvo la base del triunfo: “Nos costó mucho, pero lo pudimos sacar adelante. Nos pasó lo mismo que ante México, pero esto es un común denominador si queremos ganar. La defensa para nosotros es determinante. Controlamos el ritmo del partido, ellos no se sintieron nunca cómodos y a pesar de errar muchos tiros abiertos, los controlamos y por eso al final terminamos ganado”

El jugador sabía de las limitaciones del equipo y por eso se debieron redoblas esfuerzos: “El déficit de altura iba a hacer que estemos más agresivos y arriba de la pelota todo el tiempo. Hicimos un desgaste muy grande, pero todo el esfuerzo valió la pena”

Y sabe que lo que se viene es muy importante: “Ya tenemos que pensar en Estados Unidos, recuperar el viaje y este juego, pero esta alegría justifica todo lo que uno pueda sentir”.