La sana costumbre de ser campeón

Malvín derrotó a Biguá 92-75 (17) y se proclamó campeón de la Liga Uruguaya Sub 23. El equipo de Horacio Martínez disputó 29 partidos entre fase regular, semifinal y final; ganó 28 y sólo perdió uno, demostrando ser el mejor e la categoría.

De esta manera el playoero cierra un 2018 para el mejor de los recuerdos, siendo campeón de la Liga Uruguaya tanto en mayores como en sub 23 y además ganando la tabla acumulada en formativas serie A. Por eso el año cierra como debía ser, con Malvín dando una vuelta olímpica.

El trámite no comenzó de la mejor manera para el ‘playero’. Es que Biguá corría la cancha, lo complicaba con los rebotes ofensivos y de la mano de Couñago, Arregui y la inteligencia de Rojas; llegó a tener 9 de renta. De todas formas empezaba a surgir la gran figura de Serres, que fue el único responsable que lo suyos siguieran en juego y se fueran al descanso corto perdiendo sólo por 4 (24-20).

De ahí en más el partido cambió, Serres la rompió toda y Malvín lo ganó. Un muy buen ingreso de Rivas en la conducción y la soberbia producción ofensiva de Emiliano, le dieron la chance a los de Martínez, no solo de dar vuelta, sino casi sentenciar el juego. El 29-8 de esos 10 minutos y los 24 puntos de Serres fueron lapidarios. Malvín se fue al entretiempo arriba por 17 (49-32).

Ya en el tercer cuarto, Pomoli, Díaz y Metzger entraron en juego para que su equipo sacara hasta 29 de renta. Es verad que con Rojas a la cabeza Biguá intentó reaccionar y colocó un 13-0; pero la realidad es que nunca pudo volver al partido.

Ganó Malvín y una vez más gritó campeón.

ESTADISTICAS

Por cuartos: Malvín 20-24, 49-32 y 69-52

MVP

Emiliano Serres tuvo un primer tiempo para el nejor de los recuerdos. Jugó 16 minutos y anotó 24 puntos, siendo el encargado de abrir el partido para su equipo. Terminó con 26 unidades, pero su juego fue clave para liberar al resto de sus compañeros.

GALERIA MARCOS FERREIRA