Cambio de chip

Uruguay cayó 88-77 (11) ante México en Monterrey, jugándose frente a Puerto Rico el próximo lunes la clasificación al Mundial de China 2019.
No fue una buena noche para la selección uruguaya en Monterrey, más allá de que dados los resultados de triunfos de República Dominicana y Puerto Rico, el juego ante México fue puramente por cumplir con el calendario y de nada influye para la clasificación a China 2019.
Desde el comienzo México fue más, siendo muy utilitario a la hora de atacar, buscando desnudar debilidades defensivas que pagó caro Uruguay. Los Aztecas habitualmente jugaban situaciones de bola en mano, con un pick central y posteriormente juego libre, realizando muy buenas descargas al lado débil (Uruguay falló en las rotaciones) y se encontró con números brillantes detrás de los 6,75. La Celeste dependió mucho del goleo de Parodi, que fue el arma casi exclusiva en ofensiva, no encontrando línea de juego ni generación desde otras manos.
Ya en el primer periodo Magnano comenzó a rotar el equipo, pensando en el trascendental juego del lunes ante los boricuas. Desde la banca se encontraron soluciones defensivas, se soltó una presión a toda la cancha muy efectiva y el ingreso del Pepo Vidal fue un factor revulsivo para traer el juego. Destacó en ese momento el aporte de Kiril Wachsmann, que dio muy buenas ayudas, mejorando notoriamente el tono defensivo del equipo. El Pepo dejó la cancha (al parecer algo sentido) y algunas variantes modificaron nuevamente la postura defensiva del equipo, que vio como los locales sacaron nuevamente ventaja para irse 8 arriba al descanso largo.
En el inicio del complemento pareció empezar a funcionar la sociedad Panchi-Batista, jugando efectivamente desde el pick and roll. Pero fue solamente un destello; México volvió a tomar el control del juego y a lastimar los errores defensivos de nuestra selección, incluso haciéndole pagar caro las pérdidas para anotar tras las mismas (23-14 en puntos tras pérdidas).
La excelencia de Luc Martínez terminó de decidir el juego, aventajándose ante cualquier defensor que intentó frenarlo, permitiendo que México, que presentó una selección de jugadores que militan en su Liga Profesional, saque diferencias de hasta 17 unidades y gane con justicia el encuentro.
El resultado es secundario y seguramente el hecho de que el partido en lo previo era solo un formalismo influyó en la cabeza de nuestra selección, pero se deberá mejorar mucho para vencer a Puerto Rico, dejando esta noche la selección de Magnano una imagen al menos que preocupa pensando en esa final por un boleto al Mundial.
Luciano Parodi con 18 puntos fue el goleador uruguayo, seguido por Joaquín Rodríguez con 12. Luc Martínez con 23 puntos terminó como goleador del juego, seguido por Víctor Álvarez con 20, ambos de gran juego y protagonistas absolutos del 64% en triples que tiró el seleccionado Azteca.