Sana costumbre

juagdores

Luego de un primer chico parejo y muy bien jugado por ambos contendientes, en los dos cuartos siguientes, Aguada pasó por arriba a Defensor Sporting en juego y carácter, para dedicarse en el último período a administrar la diferencia y cerrar de manera cómoda y contundente 93-81 (12) la clasificación a semifinales. Es la tercera vez consecutiva y le séptima en las últimas nueve temporadas que el Aguatero llega a esta instancia.

Por Nacho Malan

El primer chico fue muy intenso, de ida y vuelta, con posesiones cortas, donde los ataques superaron a las defensas. En ese marco, Defensor llegó a sacar 6 puntos de diferencia de la mano de Alejandro Acosta, pero Aguada reaccionó y tras un minuto de tiempo solicitado por Volcan, encajó un 7-0 para pasar al frente. El cierre del cuarto fue tanto a tanto, dejando arriba al Aguatero por la mínima (23-24).

En el segundo período Aguada comenzó a pisar firme; sacó ventajas con muy buen juego en la pintura de Thornton (14 puntos) y un par de bombas de Joaquín Rodríguez, yéndose al descanso largo con una diferencia inesperada para lo que había sido el desarrollo del juego (31-44). En el fusionado fueron decepcionantes las actuaciones de los extranjeros Johnson y O´Bannon que se mostraron apáticos, lo que arrastró al resto del equipo que se quedó sin juego y sin gol.

En el comienzo del segundo tiempo continuó el dominio aguatero en juego y carácter, al ritmo de un Thornton intratable, muy bien secundado por Dwayne Davis. El equipo de Ponce se mostró entregado, sin reacción, no encontró los caminos al aro para esbozar una reacción que lo ponga en partido y tampoco pudo evitar con la defensa que su rival saque aún más ventajas, para cerrar el cuarto con una diferencia ya indescontable de 23 (51-74).

El último período fue un mero trámite, Aguada se dedicó simplemente a administrar la diferencia y solo por eso el score final fue benévolo con el fusionado. Decepcionante actuación del conjunto de Ponce que ni siquiera mostró rebeldía para pelear un partido que no tenía mañana. El equipo de Volcan en cambio lo jugó con carácter y personalidad, como una final, lo que lo llevó a meterse nuevamente entre los cuatro mejores y soñar con el campeonato.

EL MVP

Al Thornton fue la gran figura y goleador del encuentro (32). Fue imbancable en la pintura y aportó también en el juego perimetral con aciertos muy importantes que provocaron el desconcierto y la impotencia en el rival.

GALERIA MARCOS FERREIRA