Las cosas en su lugar

juagdores

Malvín superó a Biguá 87-66 (21) y sentenció la serie de cuartos de final 3 a 2 a su favor. Si bien le costó más de la cuenta, el Playero logró de esta manera llegar a su onceava semifinal consecutiva y confirma la regla de que el ‘1’ habitualmente elimina al ‘8’. Ahora va por la segunda, que es que el mejor de la fase regular también está en la final.

Más allá de que los de López no comenzaron bien y Biguá lo aprovechó para sacar una primera diferencia (9-2); el partido tomó rumbo playero muy temprano. Un buen ingreso de Santiso y un doble de Cabot le dieron la chance al actual campeón de ya dar vuelta el partido e irse al descanso corto ganando 17-16.

De ahí en más fue claro dominador del juego. Glover fue muy importante, sumado a los aportes de Souberbielle y el trabajo defensivo; las acciones casi que se sentenciaron en esa primera mitad. El 27-12 del segundo cuarto fue claro y allí Malvín marcó el trámite. Se fue al descanso ganando 44-28 y el partido nunca volvió a ser tal.

Si bien Biguá procuró alguna reacción, nunca la pudo consolidar por los pésimos números en triples (5/21 en total). Un par de triples de Mazzarino terminaron de liquidar el partido y los Sub-23 de ambos fueron los que cerraron una serie que de todas formas fue mucho más pareja de lo que se esperaba. Biguá vendió cara la derrota, pero en la noche señalada, Malvín demostró porqué es el campeón.

ESTADÍSTICAS

Por cuartos: 17-16, 44-28 y 66-51.

Jueces: Andrés Bartel, Ricardo Olivera y Joaquín Silvera.

 

GALERIA MARCOS FERREIRA