Una semana de espera

Debido a la rotura en unos de los relojes de posesión, se suspendió la primera semifinal entre Aguada y Nacional. Con un Palacio Peñarol completo y tras una larga espera se decidió la suspensión del mismo.

Pese al esfuerzo por reponer el reloj averiado y tras una espera de más de 45 minutos, la terna arbitral optó por una lógica suspensión. Las tribunas estaban colmadas y pintaba para una verdadera fiesta que deberá esperar una semana más.

El primer partido de la llave se jugará el próximo lunes a la misma hora prevista; día en el que se tenía previsto jugar el segundo punto de la serie.