Le mostró las garras

juagdores

Aguada se llevó el tercer punto de la serie ante Nacional por 77-59 (18) con un gran juego a partir del segundo cuarto. A pesar de las ausencias en el plantel y las dificultades que tuvo durante el juego, las disimuló con gran rebeldía para coronar una victoria que lo pone en la puerta de la final de la Liga Uruguaya 2018-2019.

Por Nacho Malan

El encuentro comenzó con dominio Albo que rápidamente sacó 7 de ventaja (9-2), sorprendiendo al Aguatero que le costó entrar el partido. La máxima del período llegó a ser de 11, en base a un gran trabajo de Batista en la pintura y De Groat en el perímetro, entre ambos acumulando 17 puntos para que el Tricolor cierre el cuarto 9 arriba (25-16) con justicia. Aguada tuvo muchas dificultades en su juego, el sistema defensivo no le funcionó adecuadamente y en ofensiva dependió mucho del goleo de Davies.

Al principio del segundo chico, el equipo de Fernández llevó la diferencia en el marcador a 12, pero sorprendentemente se quedó estancado; los cambios en la rotación no le favorecieron y eso lo aprovechó el rojiverde que marcó un parcial de 24-2 que le permitió sacar su ventaja máxima para irse al descanso largo 10 arriba (43-33). Descollante actuación de Andrew Feeley que cerró el primer tiempo con 15 puntos, muy bien secundado por el decisivo ingreso en el partido de Leandro Taboada. El Tricolor se quedó sin gol (8 puntos en todo el cuarto, 0/8 en triples), no pudo controlar el juego ofensivo con velocidad que le propuso Aguada y se apuró en varias ocasiones, lo que provocó pérdidas rápidas de balón que fueron muy bien aprovechadas por su rival.

En el amanecer del tercer cuarto Aguada siguió mostrándose firme y superior a Nacional, que aún acusaba el golpe del magro período anterior y no logró reaccionar. En este marco el conjunto de Volcan sacó una máxima de 16 puntos. Hubo dos jugadas claves generadas a partir del duelo Batista-Izaguirre: primero una agresión del jugador Tricolor, que debió ser expulsado, y luego la segunda antideportiva de Izaguirre (la primera había sido por un codo sobre la nuca de Batista) que lo dejó fuera del partido. Igualmente, y a pesar de los problemas de integración, el Aguatero se las ingenió para mantener diferencias e irse al último descanso 9 arriba (56-47).

El último período fue un trámite para el Aguatero, que dominó el juego basquetbolística y espiritualmente para cerrarlo con autoridad y contundencia (77-59). Redondearon un excelente partido Feeley, Davies y Taboada para llevar al rojiverde a un triunfo que lo pone a solo un partido de la final y de luchar por el sueño del campeonato. El Tricolor entregó el partido, se mostró quebrado anímicamente y sin reacción alguna en el juego, a pesar de las ventajas de plantel con las que contó; quiso descontar toda la diferencia en cada bola, y esto lo llevó a permanentes imprecisiones y errores que lo condujeron inexorablemente a una dura y categórica derrota.

ESTADÍSTICAS

Por cuartos: Aguada 16-25, 43-33 y 56-47.

Jueces: Gonzalo Salgueiro, Julio Dutra y Joaquin Silvera.

EL MVP

Leandro Taboada fue la figura más desequilibrante del juego, entró en el segundo cuarto cuando su equipo estaba siendo superado y fue factor clave en la reacción Aguatera, con juego personalidad y gol (18). Destacar casi a la par, el partido que jugaron los extranjeros Davies (24, goleador del partido) y Feeley (23, 5 triples fundamentales).

GALERIA MARCOS FERREIRA