Como más le gusta al hincha

Aguada venció a Malvín en cifras de 90-87 (3), puso la serie 2-0 y dio un pase importante en la búsqueda de su novena estrella. Con un extranjero menos y habiendo llegado a perder hasta por 16 en el tercer cuarto, los dirigidos por Volcan dieron vuelta un partido increíble con un parcial de 30-14 en el último chico.

Por Nacho Malan

El partido comenzó parejo, con un leve dominio aguatero que estuvo más claro en ataque que su rival. De a poco el partido fue subiendo temperatura, por momentos bien jugado y por otros con mucho temperamento. En el cierre, Malvín logró sacar 5 de ventaja (24-19) gracias a un triple de Santiso desde el medio de la cancha obligado por el reloj. El Aguatero perdió la concentración desde el banco, ya que Volcan cuando promediaba el periodo se fue del partido reclamando a la mesa, con toda razón, que no se veía en pantalla el tiempo y las faltas personales.

El segundo chico mostró a Malvín mejor, como consecuencia del cierre anterior; con confianza para atacar el aro y buscar el gol perimetral. Muy buen ingreso en el partido de Santiso en marca y juego y de Vázquez para mejorar en la marca, lo que provocó que el rojiverde perdiera eficacia en ofensiva y no encontrara tiros cómodos para convertir. Volcan se vio obligado a pedir minuto, luego del cual su equipo esbozó una tímida reacción que fue opacada por la aparición de Blair y Millsap de muy buenos minutos ofensivos (14 y 13 puntos al cierre del primer tiempo). Aguada se enredó en el entramado defensivo playero y no logró defender bien, sobre todo las penetraciones rivales, lo que decantó en un cierre muy favorable para el Azul con 12 de ventaja de cara al descanso largo (49-37).

El tercer cuarto fue parejo, lo que favoreció a Malvín por el score y el paso de los minutos. Cuando parecía que el Playero podía estirar ventajas indescontables, reaccionó Aguada para mantener la incertidumbre para el último período. Blair continuó siendo fundamental en el Azul e imparable para la defensa rival, mientras que Thornton y Pereiras mantuvieron al verdirrojo en juego. La particularidad se dio desde afuera del rectángulo, ya que por fallas en la pantalla ya observadas en el primer tiempo, el locutor del Antel Arena fue marcando las faltas personales de cada equipo, algo insólito especialmente para la instancia que se está disputando.

El último chico aguatero fue para enmarcar, desde el planteamiento de Volcan para trabajarlo primero defendiendo bien y cerrando los caminos al gol al conjunto de López, con una destacada labor defensiva de Joaquín Rodríguez sobre Mazzarino, acompañado por el resto del equipo que se mostró totalmente concentrado, y en el tramo final para salir a buscarlo, con el reingreso de Thornton y fundamentalmente de Leandro Taboada, más el aporte goleador de Feeley, que tomaron la pelota en el momento más caliente para lastimar una y otra vez la retaguardia rival. Malvín se quedó sin gol, sucumbió ante la férrea marca rival y no supo defender la diferencia, sus hombres más importantes fallaron en los momentos claves y se le escapó el partido de manera increíble.

Aguada, quizás no con tanto juego, pero con un coraje y un corazón enormes, sumado al gran estratega que fue su técnico Volcan y a su sexto jugador, la hinchada, que empujó al equipo hacia adelante en los momentos más difíciles y fue el motor que impulsó la reacción, se llevó un triunfo que puede ser determinante en la serie y por tanto, en la definición del campeonato.

EL MVP

Es difícil elegir una figura cuando se ve en cancha un equipo tan comprometido y dejando todo para obtener el resultado. Por lo expuesto en los minutos en cancha, y el revulsivo que genera cada vez que ingresa y sobre todo su ingreso para el cierre del partido, Leandro Taboada es el más destacado en el vencedor, aportando 13 puntos (varios de ellos sobre el final), muy bien acompañado por Feeley (23 anotaciones) con rebotes y conversiones muy importantes también en el ocaso del encuentro.