«Quiero ser campeón, tenemos un buen plantel»

Martín Perdomo, jugador que reforzará a Larre Borges, habló con Basquet Caliente previo al inicio del torneo. Lo que se viene en El Metro, su pasaje por el basquetbol de Chile y algo más en la siguiente nota.

Comenzó hablando de lo que pretende Larre Borges para el torneo, sabe que tienen un buen plantel y son uno de los candidatos: «Está más que claro que nuestro objetivo es el ascenso a primera. En lo personal, si me preguntás quiero ser campeón, tenemos un buen plantel y confió cien por ciento en mis compañeros para lograrlo».

Además, agregó como se viene preparando el equipo de la Unión para el debut de los próximos días: «Llegamos muy bien, una preparación excelente con entrenamientos de doble turno todos los días. Tenemos también varios amistosos arriba que nos permitieron conocernos más con Paul (Harrison) que si bien llegó hace poco, se acopló bien al equipo».

Hace poco meses tuvo un gran pasaje en el basquetbol chileno en el equipo de Deportes Castro, donde fue dirigido por el hoy técnico de la selección Nacional, Edgardo Kogan. Expresó lo que le dejó su pasaje por el país trasandino, donde jugó una LDA como ficha de Las Animas: «Fue todo muy lindo, por la experiencia que me tocó vivir y por el buen rendimiento que pude dar. Jugar Liga de las Américas con las animas fue el cierre perfecto de temporada y además un sueño. Fui como refuerzo para poder sumar experiencia y minutos y nos terminamos quedando con la clasificación en un grupo muy difícil; estábamos con San Martín de corrientes, Mogi y San Lorenzo. Nadie daba un peso por nosotros y al final logramos la clasificación». Sentenció diciendo: «Sabiendo que en el basquet chileno fue algo histórico ya que ningún otro equipo chileno había logrado un triunfo internacional fue, como dije antes, un sueño».

Por último, se refirió a su incorporación a Biguá para la Liga Uruguaya próxima, habló de otras ofertas, pero la familia lo convenció. Seguirá los pasos de su padre Horacio, campeón con la remera del Pato en varias oportunidades: «Tenía varias ofertas de distintos equipos de Chile, que capaz que me servían mucho más en lo económico, pero tomé la decisión de quedarme en el país. La decisión fue en conjunto con mí círculo íntimo».

Para cerrar, habló de lo que significa jugar en Biguá para él y su familia: «Estoy muy feliz, es un club hermoso que mi padre supo defender logrando cosas importantes. Luego también estuvo como técnico, por lo para mí que es un honor ponerme la camiseta de Biguá».