«Fue una experiencia inolvidable»

Florencia Niski, una de las tres chicas que asistieron al “Basketball Without Borders Américas” que se llevó a cabo en Medellín, conversó con Agustín Bó sobre lo que fue esta experiencia.

¿Qué experiencias y enseñanzas te deja este Campus?

Haber compartido y convivido con muy buenas jugadoras de toda América fue una experiencia inolvidable. Además, el hecho de estar presente en un evento de la NBA es algo increíble para cualquier jugador. Este tipo de experiencias no se viven todos los días y hay que saber aprovecharlas. Durante esos días me sentí muy bien porque amo jugar a este deporte.

¿Con qué mentalidad viajaste rumbo a Medellín?

Viaje dispuesta a aprender, competir con las mejores e intentar alcanzar mi mejor versión como jugadora.

¿En qué consistía un día en el Campus?

Nos levantábamos muy temprano, desayunábamos en el hotel y luego nos íbamos directo al estadio. Allí entrenábamos alrededor de dos horas, realizando ejercicios por estaciones y disputando partidos. Además, recibíamos charlas de jugadores y entrenadores con pasado en la NBA acerca de sus vivencias, éxitos, frustraciones y el camino que los llevó a lo que son hoy en día. Al finalizar los entrenamientos, regresábamos al hotel, almorzábamos y luego compartíamos tiempo libre con los demás campistas.

¿Superó tus expectativas?

Si, las superó porque a priori no sabíamos con exactitud con lo que nos íbamos a encontrar pero realmente estuvo muy bueno.

Ingresaste como titular en el partido de las estrellas, ¿qué te genera eso?

Ingresar como titular en el partido de las estrellas fue una gran alegría porque era una distinción y un lindo reconocimiento a mi actuación a lo largo del Campus. La alegría se hizo aún más completa, cuando Cami (Kirschenbaum) y Emi (Larre Borges) también fueron titulares.

¿En algún momento de tu vida pensaste que se te podía llegar a dar esta invitación a un Campus de la NBA y finalizarlo siendo titular en el partido de las estrellas? 

Sinceramente, nunca me lo imagine ya que la NBA es algo que a los uruguayos nos parece muy lejano.

Fuiste coacheada por entrenadores/as de gran nivel con exitosos pasajes por la NBA. ¿Qué sentis al respecto y qué correcciones te hicieron?

Sin lugar a dudas que te dirijan entrenadores de ese nivel es una motivación especial para cualquier jugador. Más que nada, hicieron énfasis en el pique y en la importancia de seguir trabajando en la parte física. Logré reafirmar conceptos y captar nuevos conocimientos útiles para mi futuro.

¿Cómo fue la experiencia de compartir entrenamientos, tiempos libres, conversaciones y hotel con jugadores/as de distintas partes de América?

Fue una experiencia muy interesante porque ese contacto permanente nos enriqueció no sólo a nivel deportivo sino que también a nivel personal. Cada uno de nosotros hizo nuevas amistades y aprendimos sobre otras culturas.

¿En qué pensas que te puede servir esta experiencia para tu futuro?

Me hizo competir a un nivel diferente y espero que esta experiencia me haya aportado nuevas herramientas para poder mejorar mi juego. Por otro lado, fue una buena instancia para poder ser observada a nivel internacional.