«Una gran experiencia en lo deportivo y humano»

Mateo Bianchi, uno de los dos chicos que asistieron al Basketball Without Borders Américas que se llevó a cabo en Medellín, conversó con Agustín Bó sobre lo que fue esta experiencia.

¿Qué experiencias y enseñanzas te deja este Campus?

Haber compartido entrenamientos con muy buenos jugadores de diferentes partes de América fue una gran experiencia tanto en lo deportivo como en lo humano. A lo largo de la semana me sentí muy bien y cómodo ya que era como estar con gente que ya conociera hace tiempo. Fue muy lindo haber compartido todo el día con personas de otros países, con otra cultura e idioma.

¿Con qué mentalidad viajaste rumbo a Medellín?, y una vez instalado allí, ¿con qué te encontraste?

Viajé rumbo a Medellín pensando en ir a mejorar y compararme con los mejores prospectos de la región. Este tipo de experiencia te abren la cabeza y te hace ver que tan lejos puede estar el objetivo que queremos alcanzar.

¿En qué consistía un día en el Campus?

Consistía en levantarse temprano, desayunar en el hotel y salir rumbo al estadio. Allí realizábamos la entrada en calor, trabajos por estaciones de técnica individual y en equipos. Por último disputábamos los partidos y luego regresábamos al hotel donde teníamos tiempo libre y luego cenábamos.

¿En algún momento de tu vida pensaste que se te podía llegar a dar una invitación a un Campus de este nivel?

Sinceramente algunas veces me imaginé que me podía llegar a pasar si.

Fuiste coacheado por entrenadores/as de gran nivel con exitosos pasajes por la NBA, ¿qué sentis al respecto y qué correcciones te hicieron?

Muy agradecido por la oportunidad que tuve y me mencionaron que tenía que ser más intenso, agresivo, mirar más el aro y pulir detalles en la técnica individual. Logre captar nuevos conocimientos en todas las áreas.

¿Cómo fue la experiencia de compartir entrenamientos, tiempo libre, conversaciones y hotel con jugadores/as de distintas partes de América?

Fue una muy linda experiencia tanto dentro como fuera de la cancha. Intercambiamos idiomas, culturas, costumbres y el buen ambiente que se vivía dio lugar al intercambio y conocerse entre todos.

¿En qué pensás que te puede servir esta experiencia para tu futuro?

Este tipo de concentración te muestran tu realidad y como te mencioné anteriormente, te ayudan a compararte con los mejores del continente. Esta experiencia me motivó a estar cada vez más fuerte y intentar estar a la misma altura que ellos.