Manda en casa

Miramar se hizo una vez más fuerte en casa, derrotó a Larre Borges 82-71 (11) y sigue trepado en la parte alta de la tabla, llegando a su cuatro triunfo en cinco presentaciones.

El juego comenzó favorable al local, que de la mano de Riauka manejaba diferencias a su favor. Sin embargo, Larre cambió; defendió y con Rojas como abanderado reaccionó. Un 10-0 en apenas 3 minutos le permitió irse ariba 12-8. Fue allí donde la lectura de los de Yaquinta mejoró. Un buen ingreso de Viotti, lo que seguía haciendo Riauka en el bajo y el aporte de Botta le daban la chance de dar vuelta el trámite e irse al descanso corto ganando 19-15.

Si bien la intensidad cambió para el segundo chico, cuando Miramar se dio cuenta que no podía abusar del lanzamiento exterior, el partido fue todo a su favor. Una vez más Riauka generaba y anulaba en defensa a Harrison, que no influyó a lo largo el partido y mucho menos en esa primera mitad.  Solo Jones y Rojas (muchas veces abusando de su tiro) hacían algo para que Larre siguiera en juego.

Cada reacción de la visita en el segundo tiempo, estuvo bien controlada por Miramar. Ya con trelles influyendo en el goleo y también jugando buenas situaciones ofensivas con Botta, el trámite siempre pareció controlado. Los pésimos números de los dos fueron una clara muestra de ofensivas poco claras.

Miramar terminó ganando bien, fue el que controló el juego y encontró en Riauka y Botta una dupla letal en el bajo. De todas formas abusó del tiro exterior apenas anotando 5 de los 28 que lanzó. Claro que lo de Larre fue peor, lanzando 6 de 31 en triples y apenas 9 de 18 en dobles. Esos números claramente lo llevaron a cosechar la segunda derrota al hilo en el torneo.

ESTADÍSTICAS

Jueces: Richard Pereira, Diego Ortíz y Nicolás Revetria.

Por cuartos: Miramar 19-15, 39-32 y 62-49.