No se baja de la pelea

Miramar se hizo fuerte en casa y con un muy buen último cuarto derrotó a Lagomar 77-72, levantandose de la derrota clásica y ya con la cabeza puesta en lo que será la Liguilla.

Si bien la visita jugó mejor durante los primeros 30 minutos, con un gran trabajo de Sebastián Álvarez y un prometedor estreno de Nick Wadell, fue el local el que terminó definiendo mejor el remate del juego.

Riauka fue determinante en el bajo, bien acompañado por Botta. Apareció Soto con un par de triples y Trelles también aportó sus goles. El parcial de 25-17 (un triple de Lagomar ya con el juego sentenciado) en el último cuarto fue la clave para que el monito volviera a festejar. Haciéndose fuerte en la toma de rebotes ofensivos (17) y reflejándoles en puntos de segunda oportunidad (22), el equipo de Yaquinta ganó y sigue en la parte alta de la tabla.

EL MVP

No por repetitivo deja de ser efectivo: Riauka volvió a jugar un gran partido, anotó 18 puntos y bajó 14 rebotes. Puso 8 puntos en el último cuarto y una vez más fue determinante para el triunfo de su equipo.

ESTADÍSTICAS

Por cuartos: Miramar 17-18, 32-35 y 52-56

Jueces: Gastón Rodríguez, Washington Chamorro y Martín Guberna

GALERÍA MARCOS FERREIRA