Marc-ó el camino

En un verdadero partidazo, España venció a Australia en cifras de 95-88 (7) luego de alargues en 71 y 80 y volvió a meterse en una final mundialista luego de doce años. Gasol apareció cuando el equipo más lo necesitaba, Rubio fue el líder de la orquesta y Llull fue decisivo en el segundo suplementario.

Tras un primer cuarto parejo, el conjunto australiano tomó las riendas del encuentro a partir del segundo chico, partiendo siempre desde la defensa. Los oceánicos llevaron a su rival al juego que querían, de ofensivas cortas y forzando a Rubio a tomar muchas decisiones. Además, los españoles no tuvieron un buen porcentaje de acierto en el tiro de tres puntos. En ofensiva, los Boomers tomaron muchos segundos tiros, contaron con el aporte goleador habitual de Mills y el factor sorpresa que fue Kay viniendo desde el banco. La máxima llegó a ser de 11 a mediados del tercer cuarto.

En el último chico, los oceánicos no supieron cerrar el partido, cometieron varios errores y los dirigidos por Scariolo lentamente se fueron acercando en el marcador. Con Gasol como figura anotando y asistiendo, los europeos llegaron a ponerse a 1 y tuvieron más de una posibilidad para pasar al frente. La remontada finalmente se concretó a falta de 8.7 segundos, cuando el pivot de los Raptors anotó dos libres que dejaron a su equipo al frente 71-70. Australia repuso de costado, Mills atacó el aro y recibió la falta con 4.7 por jugar. El jugador de los Spurs encestó uno de dos libres, Rubio falló por poco de mitad de cancha y el partido se fue al suplementario.

En el mismo, España comenzó con cinco puntos en fila de Gasol pero Australia rápidamente esfumó la diferencia y la paridad se mantuvo hasta el cierre, dentro de un manto de imprecisiones por parte de ambos equipos. Con 14.2 segundos por jugar, Mills fue fouleado pero esta vez no perdonó, encestó ambos libres y dejó a los Boomers al frente por 2. Los españoles repusieron de costado, Gasol recibió una falta y nuevamente fue infalible desde la línea para enviar el encuentro a un nuevo alargue.

En el segundo alargue hubo un solo equipo en cancha y fue España. Con una defensa colectiva soberbia y una ofensiva con muchos pases, buscando siempre el mejor tiro, aspecto en el que sobresalió Llull con dos triples fundamentales, los dirigidos por Scariolo se metieron en una nueva final.

Marc Gasol fue la figura de su equipo con 33 unidades, bien secundado por Rubio con 19 y 12 asistencias. Por el lado australiano, el máximo anotador fue Patty Mills con 32.