Campeón de principio a fin

España se coronó campeón del mundo, por segunda vez en la historia, tras vencer a Argentina en cifras de 95-75 (20). El equipo europeo hizo un trabajo fantástico desde lo defensivo, anulando a Scola y Campazzo. El Albiceleste repite vicecampeonato al igual que en 2002.

España fue amplio dominador del encuentro, la defensa fue de campeón. Scola no pudo hacer su juego en ningún momento tanto así que en la primera mitad se fue con 0 puntos. Campazzo incomodo en la conducción y los españoles cumpliendo el plan a la perfección. Llull, Gasol, Hernangomez, Rubio todos aportaban su granito de arena en ofensiva para lograr irse con ventaja de 12 al complemento.

En el tercer cuarto se quebró el partido, todos los tiros que a Argentina le habían entrado en el torneo, no aparecían en la final. Ni Scola, ni Vildoza, ni Campazzo lograban sacar del pozo ofensivo a los argentinos que se iban -19 a los 10 minutos finales.

Emprendió una tímida reacción en base a presión alta y tiros exteriores que entraron. Deck el líder en ataque le daba esperanza a Argentina que se ponía a 12 con 5 minutos por jugar. La experiencia de los españoles relució en los minutos finales, Rubio el MVP de la final manejó los hilos y cerró el triunfo para los europeos.

95-75 el resultado final y campeonato merecido para España que consigue su segundo título del mundo tras el obtenido en 2006.

MVP: Ricky Rubio fue el mejor jugador de la final con 20 puntos y 7 rebotes. Seguido de gran manera por Marc Gasol con 14 unidades, 7 rebotes y 7 asistencias.