Al inicio y al final

En cancha de Goes, el local derrotó a Biguá por 78-72 (6) y logró su segunda victoria consecutiva, dando el hándicap de jugar con dos extranjeros nuevamente. El Misionero empezó y terminó el partido de gran forma para llevarse una merecida victoria con Edo como figura.

Por Nacho Malan

El partido comenzó entreverado, sin ofensivas claras. En 4 minutos de juego el marcador favorecía al local 5-2, lo que mostró a las claras la baja efectividad en ataque de ambos.
A los 5 minutos el Misionero sacó 8 de ventaja (10-2) obligando al primer minuto de tiempo por parte de Rovira. Los de Reig atacaron bien los rebotes ofensivos y eso fue clave en el juego. Edo fue la principal figura con 6 anotaciones y 7 rebotes.
El Pato no encontró su juego y terminó el primer chico con escasos 8 puntos. Martín Osimani fue bien marcado por su hermano Joaquín, al igual que Demian por Aguilera, importante en el desarrollo del trámite.

Al amanecer del segundo cuarto el local sacó la máxima de 9 (19-10), pero un parcial del Pato de 15-5 en 5 minutos lo llevó por primera vez en el partido a pasar al frente. Jones fue clave en la remontada con un par de bombas, así como la labor de Warren en la pintura.
Tras un par de minutos parejos, dos triples de Wohlwend viniendo desde el banco llevaron a los de Reig a sacar ventajas nuevamente, para irse con 7 de renta al vestuario.
Las figuras ofensivas de la primera etapa vinieron del exterior, Warren el goleador con 12 puntos y Edo para el Misionero con 10 conversiones.

En los primeros 5 minutos del segundo tiempo, el equipo de Rovira puso un 17-7 para pasar, lo que provocó la solicitud de minuto de Reig.
En la reanudación, el conjunto de Villa Biarritz siguió marcando superioridad, y logró sacar hasta 8 de ventaja. Santos, Demian con dos bombas y el goleo en la pintura de Warren generaron la diferencia para el mejor momento de los de Rovira en el partido.
Goes perdió eficacia en la marca y lo pagó caro, poniendo en riesgo el partido que lo había tenido como dominador en el primer tiempo.

En las primeras de cambio del último chico lo emparejó el Goense. El partido se tornó entretenido y de difícil pronóstico.
Cuando todo hacía esperar un final cerrado, en los últimos 80 segundos el local puso un 10-4 que le dió un cierre más holgado de lo que se preveía al juego. Fernando Martínez hizo valer su experiencia en favor del equipo, aportando 6 puntos determinantes para cerrar el partido.
El Pato se quedó sin gol (4 puntos en los últimos 3 minutos y medio) y lo pagó caro, dejando escapar un partido que lo había remontado en el tercer cuarto, pero no lo supo mantener.

Goes logró una importante victoria que consolida su reacción en el torneo, y muy valiosa además por la ventaja que dió nuevamente de jugar con un extranjero menos, en un partido que empezó bien y lo remató mejor.

MVP

El nigeriano Karachi Edo fue la figura del Misionero, importante en el goleo siendo el más destacado de su equipo con 19 puntos, pero fundamentalmente por haber también conseguido 15 rebotes, muchos de ellos en ofensiva.

ESTADÍSTICAS

Por cuartos: Goes 16-8; 34-27; 52-57; 78-72.
Jueces: Gonzalo Salgueiro, Diego Borghini, Martín Pedreira.