¿Qué está pasando en las principales ligas?

El básquetbol a nivel mundial está viviendo un panorama de incertidumbre por el Coronavirus. Las principales ligas del planeta están sufriendo el mismo problema que la Liga Uruguaya, ya que no saben si van a poder retomar sus campeonatos y en caso de que puedan, cuando será. A continuación, haremos un repaso de la situación en los torneos más importantes del mundo.

Argentina

La primera medida adoptada por nuestro país vecino fue que a partir del 12 de marzo, los partidos se jueguen a puertas cerradas. Sin embargo, esta medida duró tan solo 48 horas ya que el 14 de marzo la Asociación de Clubes anunció la suspensión temporal del campeonato hasta el 30 de marzo, fecha en la que se iba a evaluar como continuar. Debido al brote exponencial del virus, sumado a la cuarentena obligatoria decretada en el país, el Comité de Crisis, formado por la AdC en conjunto con la CABB, emitió un comunicado hace tres días en el que expresa: «Tras evaluar la gravedad de la crísis provocada por el COVID-19 en Argentina, la AdC comunica que se extiende la suspensión de las actividades por 30 días a partir del martes 31 de marzo de 2020». Agregaron que «se trabajará en las alternativas de continuación y finalización de la presente temporada de Liga Nacional, Liga Argentina y Liga de Desarrollo».

A pesar de esto, la posibilidad de que la temporada se de por finalizada sigue latente y el principal factor sería la economía de los clubes.

Alberto Sotile, presidente de San Martín de Corrientes dijo en Radio La Red de dicha ciudad: “Personalmente creo que la Liga no va a continuar. Si tomamos la decisión de suspenderla con pocos casos de Coronavirus, el 31 de marzo sería irresponsable volver a jugar con la cantidad de casos que se han registrado hasta el momento” y luego agregó que «ya hablamos con varios dirigentes sobre lo que estamos pasando con la suspensión de la Liga. No es un pensamiento mío solamente, muchos pensamos algo similar».

Por su parte, Oscar Ledesma, mandamás de Olímpico de La Banda, declaró que «la AdC intenta rearmar el calendario aunque depende de lo que suceda con el Coronavirus. Hay una luz de esperanza de que pueda volver a jugarse; la postergación de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 también puede ayudar».

Brasil

El 16 de marzo se llevó a cabo una reunión en la sede de la Liga Nacional en la que participaron todos los clubes, algunos de forma presencial y otros de forma virtual, en la cual se tomó la resolución de suspender el campeonato por tiempo indeterminado.  En dicho encuentro se manejaron temas importantes como los entrenamientos de los equipos durante el período de suspensión y un posible reinicio de la temporada, que tendrá un mínimo de 7 días de preparación para los equipos luego del receso.

«La esencia de la LNB es la unión entre clubes, jugadores y técnicos. Hoy sentimos una participación activa de todas las partes, lo que da mucha más credibilidad y éxito a cualquier decisión. Es una situación muy difícil para todos nosotros, por eso es muy importante que ellos estén presentes» declaró Nilo Guimaraes, presidente interino de la LNB.

El 26 de marzo habrá una nueva reunión entre los clubes.

España

El lunes pasado, a través de una videoconferencia en la que participaron todos los equipos de la ACB, se resolvió de forma unánime la detención del campeonato por lo menos hasta el 24 de abril.

Un hecho importante a tener en cuenta es la voluntad de todos los clubes de reanudar y finalizar el campeonato en la medida que los tiempos lo permitan. Aún resta por definir el formato en el que se llevará a cabo dicha reanudación, si disputando solo la fase regular o en modo playoffs con plazas repartidas en base a las posiciones hasta el momento. En el caso de que no se reanude, se deberá debatir si el título queda vacante y no hay ni ascensos ni descensos o si se declara campeón al equipo que iba primero cuando se detuvo la competencia que en este caso sería Barcelona.

Euroliga

Jordi Bartomeu, director ejecutivo del campeonato, anunció a través de una carta el 13 de marzo que el torneo se suspendía al menos hasta el 11 de abril. Como en todos los casos, esta es una fecha tentativa supeditada a como se siga desarrollando la pandemia.

Eduard J. Scott, director de operaciones de la Euroliga, declaró que su objetivo es tener un campeón, tanto de ese torneo como de la Eurocup, de cualquier manera. Cabe destacar que la Euroliga es responsable de ambos torneos.

En la Eurocup ya están definidos los ocho clasificados para los cuartos de final y estaba planificado que en estos días (17-25/3) se disputará dicha instancia para luego jugar semifinales (31/3-5/4) y finales (21-27/4). Ante esta situación, se planteó la alternativa de definir el torneo a través de un Final Eight. La misma fue aceptada por la mayoría de los clubes e incluso Partizan ya se ofreció para oficiar como sede del mismo (Belgrado). La Euroliga aún no se expresó al respecto pero están analizando todas las opciones para poder tener un campeón.

En lo que refiere al torneo de la Euroliga, la situación es más compleja porque todavía restan por disputarse seis fechas de la fase regular y todavía no están definidos todos los clasificados a Playoffs. Suponiendo que se retome el torneo en la fecha tentativa del 11 de abril y manteniendo la disputa del Final Four en los días fijados originalmente (22-24/5 en Colonia, Alemania), no habría tiempo de terminar la fase regular antes del día establecido para el arranque de los cuartos de final (21/4). Ante esta situación, varios clubes propusieron jugar las seis fechas que quedan de la fase regular y luego también disputar un Final Eight, con los emparejamientos determinados por la clasificación. Lo cierto es que los organizadores del torneo tienen presente que poder disputar el Final Four en las condiciones originales es cada vez menos probable y ya está sobre la mesa la opción de aplazarlo, así como también la definición a través del ya mencionado Final Eight,

NBA

La mejor liga del mundo es la que afronta el mayor manto de incertidumbre producto del gran impacto económico que sufrirá. Los primeros reportes indican que en el peor escenario, es decir que no se termine la temporada regular ni se jueguen los Playoffs, las pérdidas superarían los mil millones de dólares.

La NBA ya estaba inmersa en una crisis económica con China, a causa de un tweet del General Manager de los Rockets, que le iba a costar la pérdida de alrededor de 400 millones de dólares. Por su parte, si el brote del coronavirus termina determinando la imposibilidad de reanudar el torneo, dejarían de ingresar mínimo 700 millones de dólares más.

Esto repercutiría directamente en el tope salarial de los equipos para la temporada que viene, que se estima podría llegar a ser entre 10 y 15 millones de dólares menor al de la temporada actual cuando previo a las crisis esperaban que fuera 7 millones mayor. Esto también afectaría a los jugadores que firmaron extensiones de contrato a largo plazo y con un incremento gradual de su salario. A su vez, aquellos jugadores que iban a entrar en la agencia libre también se verían perjudicados porque los equipos tendrán menos dinero para gastar.

A su vez, esta reducción del tope derivaría en la baja del impuesto de lujo por lo cual los equipos tendrán que pagarle varios millones impensados a la liga o en su defecto reducir el costo de sus planteles y por ende tener menos chances de campeonar. Ya se ha mencionado la posibilidad de pedir que se mantenga el tope salarial de la temporada actual pero para lograr eso es necesaria una negociación con el sindicato de los jugadores.

En lo que refiere a lo estrictamente deportivo, aún no hay ninguna novedad acerca de cuando podría volver el campeonato. El comisionado Adam Silver declaró que esta trabajando sobre tres puntos para la posible reanudación, siendo uno de ellos seleccionar a un grupo reducido de jugadores saludables, aislarlos y que compitan para recaudar fondos y llenar programas de televisión. Otras cosas que se analizan es cuando se podría volver a jugar en las condiciones habituales, es decir, con 19 mil espectadores de promedio por partido o si se reanuda la competencia con partidos a puertas cerradas y el impacto que eso tendría. También hizo referencia a que, debido a que la NBA emplea a aproximadamente 55 mil personas, se ha dialogado acerca de como reiniciar la economía y que papel tendría que la asociación.

En los últimos días, salió la información de que la creencia entre los ejecutivos y los dueños de los equipos era que en el mejor escenario posible, la actividad podría volver recién en la segunda mitad de junio y seguramente con partidos a puertas cerradas.