Para el recuerdo: Garra charrúa

En el marco de los torneos internacionales, muchos recuerdan la campaña de Aguada en Liga Sudamericana de 2013. La semifinal con Bauru de Brasil quedará para el recuerdo de muchos por la forma en que se dio. El Rojiverde llegó a estar 20 abajo en el inicio del complemento y dio vuelta el encuentro para conseguir el pasaje a la final. Federico Bavosi, base Aguatero y Javier Espíndola, el DT, nos recuerdan esta enorme victoria.

El Aguatero estaba en la semifinal de la Liga Sudamericana, buscando el pasaje a la final. La misma se jugó en nuestra capital, en el Palacio Peñarol. A primera hora, UNICEUB había conseguido el pasaje a la final tras vencer a Boca Juniors. Aguada estuvo 20 puntos abajo en el inicio del tercer cuarto, cuando el milagro comenzó. Puso un parcial de 51-29 para ganar, siendo la clave un triple de Pablo Morales en el cierre.

El trámite del cuarto inicial fue parejo, pero con un leve dominio de los brasileños. Tras ganar 22-17 el primer chico, vino un lapidario segundo período. La visita sacó 17 puntos de diferencia al cierre del primer tiempo, dejando en shock al Palacio y posando un pie en la final. Espíndola recordó que «el segundo cuarto de ellos fue un aluvión de goles fiel a su estilo», a lo que Bavosi le sumó “nos encontrábamos en una situación muy complicada».”Bauru tenía un equipazo y no estábamos pudiendo competir».

El base Aguatero sabía que la remontada no era algo imposible: “Pensábamos que todavía podíamos, porque 20 puntos en el básquetbol no es irreversible; más jugando de local y con el Palacio lleno. Había confianza en el equipo, que en esa temporada había dado vuelta partidos increíbles».

Antes de ingresar al vestuario, Javier cuenta que vio una situación atípica: «Smith y Leandro hablaron mucho para mantener la confianza. Llegando al vestuario, escuchamos eso y demoramos un poco la entrada a la charla para darles tiempo».

“Hablamos de cambiar el ritmo de juego, de lograr juego de 5 vs 5, no un ida y vuelta», «entramos al segundo tiempo con otra intensidad defensiva, anotamos puntos rápidos y nos pusimos en partido en los primeros minutos», dijeron el DT y el base respectivamente. Así fue, Aguada cambió la cara rotundamente para el segundo tiempo, gracias a su figura Leandro García Morales. Tras un triple de Baurú en el inicio de la segunda mitad, donde abrió 20 de renta, el partido fue todo rojo y verde.

Apenas 8 puntos separaban a ambos equipos de cara al último chico luego de que Aguada se llevara el tercer cuarto con un parcial de 26-17. En el cuarto final apareció la locura y el trámite se tornó parejo gracias al envión de Aguada, llegando al cierre cabeza a cabeza.

Espindola nos contó como llegaron a la paridad: «La clave de la remontada fue el juego más estacionado que permitió que Curtis se luciera y les hizo mucho daño adentro. En defensa, Bavosi le tomo la mano a Larry Taylor y lo limitó mucho más», agregando «los triples de Leandro, muy marcado, los desarmaron. Cuando cerca del final volvieron a sacar 10 puntos, McGowan y Pablo Morales sumaron muchísimo en ofensiva». Mientras que Bavosi opinó que la clave “fue estar tranquilos, sabiendo que esos resultados no se dan vuelta en dos minutos».

En el final, Baurú tuvo libres a falta de 20 segundos para el final del partido. «La jugada final para mí era desesperante porque tenía minuto pedido, pero si erraba el libre no había cómo organizar», dijo Javier, declarando que tuvo un DT en cancha, algo que Bavosi remarcó: “Son de esas jugadas que no están preparadas. Nació del contacto visual entre jugadores».

«Ahí apareció la genialidad de Leandro que organizó todo en la cancha. Le dijo a Pablo que se hundiera y saliera, que él le ponía cortina y le gritó a Bavosi ¡tira Pablo!», contó el entrenador; a lo que el “Mono” acotó “Él (Garcia Morales) se dio cuenta de esa situación y teniendo a Pablo en cancha, Leandro lo fue a cortinar. Se conocían mucho, apenas vio el contacto con el defensor se abrió para tirar y darnos un triunfo espectacular».

El capitán Pablo Morales asumió la bola y sin temblarle el pulso, puso un enorme triple que fue directo al corazón del rival. «Pablo es ese jugador que la última pelota la va a tirar siempre y es muy probable que la meta», soltó su compañero de plantel.

En la última ofensiva brasileña, el shock del triple se notó, tanto así que el partido se les fue sin que llegaran a tirar. Javier, cerró diciendo: «El resultado fue una fiesta. Era un gran equipo». Aguada se metíó en la definición del torneo continental tras muchos años, final donde cayó con la cabeza en alto ante UNICEUB por 93-81.

Ficha técnica

Día: 28/11/2013

Por cuartos: Aguada 17-22, 31-48, 57-65, 82-80.

Aguada 82: L. Garcia Morales 29, D. Curtis 18, J. Smith 12, F. Bavosi 9, C. McGowan 8, P. Morales 6, R. Trelles, I. Arbildi. DT: Javier Espíndola.

Bauru 80: M. Becker 21, L. Taylor 18, J. Ayarza 10, F. Fisher 10, T. Rosa 6, F. Barrios 6, R. Fisher 5, A. Silva 3, L. Tisher 1, G. Deodato. DT: Jorge Guerra.

REVIVÍ EL RESUMEN DEL PARTIDO