Siguiendo los pasos del fútbol

Alemania planea el regreso a la actividad de su liga de baloncesto, así como lo hizo el fútbol el pasado fin de semana. Los europeos ya piensan en estrictas medidas de prevención, tanto en la previa como en el transcurso de lo que queda de campeonato.

Para poder reanudar la competencia, los germanos ya piensan en el acondicionamiento físico, así como medidas de prevención del mismo.

Al momento de comenzar el campeonato, al menos cada plantel deberá tener 3 semanas de entrenamientos. En ese tiempo, cada equipo se alojará en un hotel o recinto privado para acondicionarse físicamente.

Cada extranjero de los equipos participantes, una vez que regresen a Alemania, deberán pasar dos semanas en cuarentena estricta, para evitar un posible contagio. Además, a cada jugador e integrante del cuerpo técnico y médico, se le realizarán dos test semanales.

Durante el torneo, en el hotel habrá un aislamiento completo de todo el personal y a la hora de salir a correr, los grupos serán máximo de tres personas. No podrán tener contacto con ningún familiar o amigo, además de tener cada uno de los integrantes del equipo una habitación individual.

Una curiosa medida de higiene es que en el hotel o recinto utilizado no podrán tocar los botones del ascensor. Si quieren dar una entrevista en el hall del hotel deberán, además de usar tapabocas y desinfectarse las manos, tomarse la temperatura previo a la misma.

En un partido, el parquet de la cancha será desinfectado previo y post partido, los equipos no podrán presentar mascota ni bailarinas y, una de las medidas anunciadas que más causó sorpresa, si el balón sale dos o más metros de los límites de la cancha, será desinfectado.