No habrá campeón en Europa

La propuesta del CEO de la Euroliga, Jordi Bertomeu, tuvo finalmente el final menos querido para los hinchas y sobre todo, para las arcas de los clubes. Es que el fin de semana se habló con los 11 clubes con licencia que componen el comité ejecutivo (Real Madrid, Barcelona, Baskonia, Anadolu Efes, Fenerbahce, Olympiacos, Panathinaikos, Maccabi, CSKA Moscú, Armani Milán y Zalgiris Kaunas), con la idea de cancelar la competición y esta mañana ya se hizo oficial.

Las numerosas dificultades que debe sortear la Euroliga, una de ellas las restricciones en las fronteras, han hecho que resulte muy difícil retomar el torneo. Diez países distintos en los que las fases de desescalada del coronavirus son totalmente distintas.

A ello se suma el estado de forma de los equipos y la desigualdad que podría provocar que unos se estén entrenando ya por el posible regreso de sus ligas (Alemania y España), y otros hace tiempo que dejaron de hacerlo.

Este cúmulo de factores y el no tener clara una sede, pese a que Lituania ganaba fuerza para serlo por tener grandes pabellones y un sistema sanitario fiable, propician que el CEO de la competición proponga la cancelación, algo que no había pasado nunca en los 19 años que lleva existiendo bajo este formato la Euroliga.

La Eurocup, también sufrirá el mismo efecto y será cancelada. El periodista lituano Donatas Urbonas, informó que el próximo año se mantienen los mismos 18 equipos de esta campaña. Se espera, también, que la 2020-21 arranque el 1 de octubre aunque esto es un supuesto, sin ser oficial todavía.

Sin duda un duro revés para los clubes, que ahora verán un panorama gris, sobre todo a nivel económico.