«La Liga Uruguaya y el Metro se deberían jugar en simultáneo»

Federico Soto conversó con nosotros sobre su participación en la presente edición de la Liga Uruguaya de Básquetbol.

¿Cómo tomaste la decisión de que Álvaro Tito no continúe al mando del plantel y Germán Fernández sea su reemplazante?

El hecho que Álvaro Tito no continúe en la conducción técnica de Trouville me generó expectativas porque con el no tuve las oportunidades que hubiese querido. Tal vez porque no estaba preparado o simplemente mi juego no era de su gusto pero como jugador sentía que podía darle algo al equipo. Si bien no conocía personalmente a Germán Fernández, Martín Trelles lo tuvo en las categorías formativas de Bohemios y me habló muy bien de él.

¿Qué experiencias te dejó haberlo tenido como director técnico durante cinco temporadas?

Si bien no tenía participación en su equipo, Álvaro fue el primer entrenador que tuve en Primera División. Aprendí muchas cosas, principalmente el cambio táctico que representa pasar de formativas a un plantel principal. Además, adquirí conocimientos defensivos y sobre la ocupación de espacios.

¿Qué diferencias encontras entre uno y otro en cuanto a su metodología de trabajo?

Creo yo que la principal diferencia entre ambos es el trato que se tiene con el jugador. Noto a Germán Fernández un director técnico que trata de fomentar la relación con el jugador y de priorizar el buen ambiente de trabajo, lo cual en mi opinión es esencial. También destaco la manera de tratar equitativamente a todo el plantel sin importar su protagonismo en el equipo, cosa que antes no era tan así. Con respecto a la parte basquetbolística, Germán le da más libertad al jugador, busca que sea Trouville quien maneje los tiempos del partido y utiliza no menos de diez jugadores por partido. Esto le ha dado sus frutos dada la insistencia en no bajar la intensidad con la que juega el equipo. Por su parte, Álvaro posee un planteamiento más estructurado y le gusta jugar posesiones largas de 5×5.

¿Esperaban los jugadores más jóvenes del plantel jugar esta cantidad de minutos antes del inicio de la temporada?

La expectativa de tener minutos de calidad y poder aportar al equipo creo yo que la tienen todos los jugadores previo a arrancar una temporada. Luego de haber tenido una destacada actuación en El Metro, esperábamos tener un rol más importante y no jugar únicamente los “minutos basura”. Los buenos rendimientos individuales y del equipo en conjunto nos permitió irnos ganando nuestro lugar.

¿Cuáles son las claves para explicar la muy buena temporada realizada hasta el momento de Trouville?

La clave creo yo está en el buen ambiente de trabajo y en las ganas de entrenar que caracteriza a este grupo. A todos los jugadores que formamos parte del plantel nos une el hecho de saber que cada uno da lo máximo de sí para estar de la mejor manera posible. El hecho de tener un plantel largo nos permite no bajar la intensidad y tener más de una arma ofensiva. Esto es mérito tanto de los jugadores como del cuerpo técnico.

¿Qué tan duro fue para ustedes sufrir cuatro cambios de extranjeros y caer en siete de los últimos diez encuentros disputados?

Con respecto a los cambios de extranjeros, es difícil pero es parte de este deporte y hay que adaptarse. Tuvimos la mala suerte que Tony se lesionó y eso nunca le permitió jugar al 100%. Creo que de haber logrado estar en plenitud física, era él quien terminaba la Liga porque es un jugador sumamente destacado. La dirigencia habrá tenido sus razones para hacer los otros cambios de foráneos y tratar que Trouville siempre esté conformado de la mejor manera posible.

Claramente a nadie le gusta perder pero creo que nunca perdimos la tranquilidad de estar haciendo bien las cosas. La verdad es que por el formato con el que se disputa el campeonato, los últimos partidos del Clausura y la Liguilla únicamente servían para ver en qué posición del 1º al 6º íbamos a quedar para disputar los playoffs. Tal vez nos jugó en contra el hecho que faltara esa motivación de tener que ganar si o si. El único partido de real importancia que tuvimos en ese período de tiempo fue la final contra Malvín por un cupo a la Liga Sudamericana que hicimos un gran partido y la ganamos.

¿Era uno de los objetivos planteado lograr la clasificación a la próxima Liga Sudamericana?

Creo que no era un objetivo planteado a principio de temporada. En el comienzo uno trata de ir partido a partido dando siempre lo mejor y luego el torneo te va colocando las expectativas. Es cierto que desde la final del Apertura todos pensábamos en ese partido contra el ganador del Clausura dado que clasificar a la Liga Sudamericana era un gran logro y sirve como reconocimiento por haber hecho bien las cosas. Vos podes ir arriba en la tabla durante todo el año pero si después llegan los playoffs y quedas afuera en cuartos de final te queda la sensación de que no sirvió para nada.

¿Cómo les afectó este extenso e inesperado parate por la pandemia del Coronavirus?

Es una lástima lo que está sucediendo a nivel mundial. Dada esta situación, creo yo que el básquetbol queda en segundo plano. Habían muchas expectativas porque estaban por arrancar los playoffs pero hoy en día hay que centrarse en los temas de principal controversia para la sociedad. Cuidarse, en lo posible no salir de casa y tratar de frenar esta pandemia para que vuelva todo a la normalidad.

¿Cómo estás viviendo estos momentos de incertidumbre respecto a la reanudación del certamen?

En lo personal estoy tranquilo, tratando de ver esta situación como una oportunidad para dar un salto de calidad desde el punto de vista físico. Entreno todos los días para que eso suceda y estoy aprovechando para encarar la facultad. Al igual que el resto del básquetbol, a veces me impaciento un poco para que vuelva el deporte.

¿Qué opinión tenes sobre la reanudación o no de la LUB?

En algún momento la pelota va a volver a picar. Si bien todos los equipos queremos terminarla porque tenemos expectativas de ser campeón, también es cierto que las condiciones con las que se vuelva van a ser atípicas. Aún no se sabe cómo va ser tratado el tema de los extranjeros y ponerse a jugar después de cinco meses de parate es un poco raro. En lo personal, hay que prepararse muy bien para llegar a ese momento mejor que el resto.

¿Crees que la Liga Uruguaya y El Metro se deberían jugar en simultáneo?

Sí, la Liga Uruguaya y El Metro se deberían jugar en simultáneo. No debería ocurrir que un mismo jugador juegue tanto en Primera como en Segunda División. Me adhiero al verso popular de que cuando cada uno deje de mirar su “chacrita” y se tomen decisiones por el bien del básquetbol uruguayo vamos a mejorar.