«Vuelvo en el mejor momento de mi carrera»

Santiago Vidal, flamante incorporación de Biguá, habló en el programa Puro Básquetbol acerca de su vuelta a la institución que lo vio nacer, las expectativas del club para el futuro y también hizo un balance de lo que fue su temporada en Brasil.

En primer lugar, el base hizo referencia a como se dio el arreglo para volver al club: «La situación mundial con la pandemia ha complicado las cosas en todos lados. Para uno que le toca viajar mucho, y en mi caso además que estoy casado y con un hijo chico, no es fácil andar de un lado para el otro y con todo lo de la pandemia creo que tenía un riesgo bastante elevado estar en otro país, sumado a que la incertidumbre en Brasil era bastante grande. Conversé con la gente de Biguá, con quienes hablo todos los años, a ver que ideas y expectativas tienen y y me convencieron con el proyecto. Siempre estuve dispuesto a jugar acá, no es algo que tome como negativo ni mucho menos. Creo que el club a nivel social ha crecido muchísimo con todas las obras que ha tenido y considero que es el momento justo para acompañarlo con la parte del básquetbol, para que Biguá comience nuevamente a estar en el ruido y jugando cosas importantes. Si bien fueron unas semanas de charlas y negociaciones, la buena voluntad siempre estuvo y por suerte pudimos llegar a un acuerdo. Arreglé por tres temporadas, esta corta que se va a jugar de enero a junio en 2021 y las dos siguientes.»

Luego agregó: «Tuve varias ofertas de Brasil pero hay un tema familiar y un tema de que no sabía como iba a estar la situación sanitaria en ese país de acá a tres meses, nadie me garantizaba que fuera a mejorar. Al estar en un país diferente, con una lengua que si bien es fácil de aprender no es la tuya, era difícil volver a tomar un riesgo demasiado alto de salir a otro lugar.

La temporada pasada, Pepo defendió a Unifacisa e hizo un balance de lo que fue su experiencia en Brasil: «Muy buena, fue un año muy positivo. Era el primer año que el club jugaba en primera división, terminamos muy por encima de las expectativas iniciales y a nivel personal me sentí súper cómodo tanto en la ciudad como en el equipo. La liga creo que me calza bastante bien a mí, también por la característica de mis compañeros y creo que hice una gran temporada a pesar de no haber llegado al final de la misma por razones obvias.»

Vidal siempre siguió de cerca las campañas de Biguá y comentó lo siguiente acerca de la participación del club en los torneos más recientes: «Los últimos años los resultados deportivos no fueron los esperados. Soy del club, tengo bastantes amigos y siempre estuve pendiente de como les fue en las temporadas anteriores. A lo mejor fue un poco de mala suerte, el club también apostó mucho a lo que fueron las obras sociales y volver a poner a Biguá como club social en los primeros lugares del país. Respecto a lo que viene pasando, no puedo opinar mucho porque no estuve adentro y es difícil opinar de algo de lo que no fui partícipe.»

El base de la Selección también se refirió al proyecto que tiene el club de Villa Biarritz para los próximos años: «Se está empezando un poco de cero, tratando de no mirar hacia atrás y empezar con algo nuevo de acá en adelante. Sería bastante atrevido decir hasta donde se puede llegar porque todavía no está firmado ni el cuerpo técnico ni el resto de las fichas pero sí hay una idea de empezar a transitar un camino diferente. Obviamente mi llegada implica que seguramente sea el jugador con experiencia y que esté más implicado en el club. Me crié y fui formado acá adentro con una forma de hacer las cosas, estuve en planteles que siempre han competido al máximo así que intentaré aportar desde mi lugar ese espíritu competitivo que es un poco lo que se está buscando, el deseo de volver a ganar, competir por cosas importantes y que Biguá sea nuevamente uno de los equipos que esté en los puestos de arriba de la Liga. Garantizar la victoria sería imposible pero la idea es empezar con un mensaje de que tenemos que volver a competir, poner al club en lo más alto y si bien el campeonato empieza en enero, cuanto antes arranque este proceso, mejores opciones de triunfar vamos a tener.»

Con respecto a si esta vuelta a Uruguay le cierra las puertas de una futura salida al exterior dijo: «No te lo puedo garantizar, en el deporte la futurología no aplica, es muy complicado pronosticar. Yo estoy abierto obviamente, pero a medida que va pasando el tiempo, no por edad sino por situación familiar, se hace más complicado salir a radicarse en el exterior pero es lo que me gusta, me dedico a esto, soy profesional y no cierro las puertas de ninguna manera». 

También mencionó que «para la gente que de repente no está tan metida en el deporte entiendo que puedan pensar que vuelvo a una zona de confort pero yo pienso todo lo contrario. Si yo quisiera eso, no hubiese vuelto al club porque sé la responsabilidad que asumo al volver acá, en uno de los mejores momentos de mi carrera y a liderar un proyecto. Creo que vengo a hacer algo diferente, porque siento que puedo aportar mucho y hay que cambiar bastantes cosas que no venían dando buenos resultados en los últimos años. Desde ese lugar, no creo que es venir acá, anclarme y como quien dice agarrar la bajada.»

Por último hizo referencia a Hernán Laginestra, entrenador argentino que seguramente sea quien lo dirija en Biguá: «Lo enfrenté con Regatas un montón de veces. Los dos años que estuve en Argentina el dirigió a Estudiantes de Concordia, jugamos un playoff contra ellos y lo conozco perfecto. Me comentaron que era uno de los que estaba en carpeta y con más posibilidades de concretarse pero por lo que tengo entendido están negociando y no hay nada concretado por el momento.»