El básquetbol entre agujas y perillas

Las últimas horas que vivimos en el basquetbol, dejan un enorme vacío en todos los que queremos este deporte. La suspensión del partido Aguada-Nacional y de toda la actividad por 18 días fue un golpe duro para quienes trabajaron y mucho en que la actividad lograra volver.

Es entendible y real que el momento del país es el más complicado desde que comenzó la pandemia en marzo, pero también es real que en más de 125 partidos, contando Metro y Liga, por donde pasaron 21 equipos, fue un sólo equipo donde se generó un foco de contagios.

Es por eso que a uno le surge la duda: ¿Cuál fue la URGENCIA de las autoridades de la Secretaria Nacional de Deporte para suspender una doble etapa semifinal a UN MINUTO del arranque?

El último en arrancar

Cuando todo comenzó, aquel 13 de marzo, el Presidente de la República, Luis Lacalle Pou, realizó una conferencia anunciando la paralización de todas las actividades a partir de las 00.00 horas. Seguramente todos la tenemos aun en la retina, y los que luego trabajamos, salimos al basquetbol esa misma noche con la incertidumbre lo que que iba a pasar. Terminó el juego Trouville-Olimpia y el basquetbol se paró. Sí, ese 13 de marzo se jugó aún cuando el Presidente ya había realizado la conferencia.

Ahí uno encuentra la primera diferencia, grande con lo que pasó el 1° de diciembre, donde previo a la conferencia la SND llamó al presidente de la FUBB, Ricardo Vairo, para suspender DE INMEDIATO la actividades. El detalle, restaba UN minuto para el comienzo de una semifinal.

Sigamos con la cronología. El basquetbol trabajó y rápidamente entregó protocolos. La FUBB fue destacada por su trabajo, por unir filas en pos de la vuelta de la actividad. Pero claro, el basquetbol “no movía las agujas” para el problema macro que vivía el país. ¿Entendible? Sí, totalmente.

Los meses pasaron, las actividades iban abriendo, de a poco pero abrían. Ahora las “perillas” se fueron abriendo más y más, pero el basquetbol seguía esperando. El “no mueven la aguja” se sentía y replicaba. Hasta que luego de mucho trabajo, se logró realizar El Metro. Todos los partidos televisados, todo en el CEFUBB. 13 equipos compitieron, más de 100 partidos se jugaron y 0 contagio.

Era el momento de la Liga Uruguaya y los Playoffs. La pandemia y la situación ya estaba más compleja en nuestro país. Pasaron los 4tos de final y todo siguió de la mejor manera, pero ya en cuartos se dio el foco de contagios en Nacional.  Acá, más allá de la forma, era algo que le podía pasar a cualquiera. El virus está instalado y todos debemos cuidarnos. Pero las formas sí son criticables y el proceder realmente difícil de entender.

Martes negro

Luego de muchas idas y vueltas, Nacional al mediodía explicó los motivos por los cuáles se presentaba. A las 13.30 confirmaba que no lo haría para no exponer a sus chicos. Ese anuncio fue oficial a la FUBB. Luego el llamado del vicepresidente tricolor Alejandro Balbi a Ricardo Vairo, sobre las 15 horas, para decir que el club decidía presentarse. Los positivos de Aguada por la tarde y hasta la presencia de chicos de 14 años en el Antel Arena. Todo era más de una película que de un partido de nuestra Liga.

Para dar otro marco más dramático a la trama, la hora del partido se acercaba y todo parecía indicar que los chicos de Nacional iban a cumplir su sueño de jugar. Claramente la información real era otra, y como en la película el televidente se metió en una trama que tenía un final guionado. Los dos positivos en Aguada, hicieron que la Directiva, ahora del Club Nacional de Football tomara la resolución de no exponer a sus jugadores a un contagio y es por eso que Alejandro Balbi salió para impedir el partido.

En el medio, pasaron cosas, que los actores saben y dicen. El presidente tricolor José Decurnex reconoció haber hablado con el Secretario Nacional de Deporte Sebastián Bauzá a lo largo del día. También declaró que cuando se enteró del positivo de Izaguirre, ya el mismo Bauzá le anunció que se iba a tomar una resolución inmediata. Claro, eso fue sobre las 18.15 horas. Aun faltaba una hora y se podía parar con el “papelón”. También Alejandro Balbi reconoció que cuando llegó al Antel Arena recibió una llamada de Decurnex para adelantarle que Bauzá iba a actuar.

A todo esto, el presidente de la FUBB no había recibido una comunicación. Esa llamada llegó, pero a UN minuto del arranque del partido.
“Ricardo Vairo estaba mirando el partido, vio lo que dijo Balbi a sus jugadores y en ese momento recibió la llamada de Bauzá”, fueron declaraciones de una fuente cercana de la FUBB que prefirió no dar el nombre.

Entonces, ¿por qué se esperó tanto? ¿Por qué Nacional se enteró antes de la FUBB de lo que iba a suceder? ¿Por qué no se permitió jugar como aquel 13 de marzo? ¿Por qué el basquetbol vuelve a pagar, cuando los números no marcan un contagio masivo? Son muchas las preguntas que quedan en el aire y esperamos que se puedan responder. Cada uno puede sacar sus conclusiones, pero lo claro es que el basquetbol pasó de “no mover la aguja, a ser el primero en mover la perilla”.

Esperemos, por el bien de nuestro deporte que esto vuelva rápido porque ante todo será por una mejora en nuestro país en el tema fundamental que es la pandemia. También uno debe entender que ahora sí hay una preocupación mayor de la SND por el básquetbol y el trabajo seguramente será a contrarreloj para que se retome la actividad. La coherencia es lo más importante a la hora de actuar, ya se falló mucho, es hora de demostrar que la aguja se mueve entre todos los que queremos lo mejor para este deporte.




Be the first to comment

Leave a Reply