“Que no vengan dos de los tres extranjeros es un arma de doble filo”

Alex López, quién evoluciona favorablemente de su lesión en el tobillo, dialogó con BC sobre las semifinales entre su equipo, Trouville, y Urunday Universitario.

En primer lugar, el escolta se refirió a la vuelta a la actividad, dentro de un panorama atípico: “Hubo varios parates en el medio donde se pierde el foco, la concentración y obviamente forma física. Fue un año largo, un año duro, pero estamos mentalizados y trabajando con todo el equipo sabiendo que nos quedan dos partidos para ganar y meternos en la final. Es lo que todos queremos”.

Además, el perimetral del “Rojo” apuntó hacia su próximo oponente: “Urunday es un rival muy duro, que muchos cuadros subestimaron. Han encontrado su forma de juego y sus virtudes para poder ganar. En el primer partido nos ganaron muy bien, no supimos como atacarlos ni defenderlos; pero en el segundo juego pudimos arreglar algunos errores que tuvimos y fue lo que nos dio la victoria. Que no vengan dos de los tres extranjeros es un arma de doble filo. Obviamente que se le acorta el plantel, pero van a tener que buscar variantes en otros jugadores que ya han venido demostrando. Nosotros no tenemos que subestimar a nadie, no es momento de pensar que porque le faltan dos jugadores, a priori, somos mejor equipo”.

Sobre la campaña del equipo de Pocitos y sus puntos más altos, agregó: “Veo muy bien a Trouville, como en gran parte del año. Creo que arrancamos una primera rueda muy buena, con un plantel dinámico, con alta rotación y quintetos muy intensos dentro de la cancha. Eso nos llevó a obtener el torneo Apertura. Luego bajamos un poco el nivel, pero igualmente cerramos la primera etapa de la mejor manera ganándole a Malvín y clasificando a la Liga Sudamericana. En los Playoffs estábamos volviendo a ser el equipo que fuimos en el principio del torneo, encontramos un tridente de argentinos muy bueno que sumaron para el equipo y entraron muy bien en el grupo. Lo bueno de tener jugadores formados en el club es que sienten la camiseta, que no les pesa jugar por este equipo”.

El funcionamiento del equipo fue en ascenso a lo largo del torneo, al igual que las metas: “El objetivo que teníamos era meternos en Playoffs y después ir viendo. Creo que cumplimos con creces el objetivo. Hoy por hoy estamos en las semifinales, que te permite estar entre los cuatro mejores. El equipo estuvo a la altura de la situación. Tal vez no con el mejor presupuesto del torneo pero se formó un grupo que dejó todo en la cancha, acompañado por un gran cuerpo técnico que supo manejar las virtudes de todos los jugadores para tener el mejor equipo en cancha en todo momento. Ahora el objetivo que tenemos que plantearnos es llegar a la final y ahí hay que dar nuestra mejor versión para poder llegar al sueño de todo jugador, salir campeón de la Liga”.

Finalmente, brindó tranquilidad a los de la calle Chucarro con respecto a su recuperación: “En el último juego antes del parate sufrí un esguince grave en el tobillo. Justo se dio en un momento donde la pandemia estaba a full y no pude comenzar la rehabilitación en tiempo y forma; por eso, la recuperación me llevó un tiempo más de lo que tenía pensado. Igualmente, si hubiésemos seguido jugando creo que no podría haber terminado el campeonato por cómo se dieron las cosas. Este parate me sirvió, hicimos una buena recuperación, seguimos haciéndola, y ya estoy en la etapa final. Estoy metiéndome en cancha con mis compañeros, agarrando un poco de tono físico y volviendo a hacer contacto con la pelota que es lo más importante. Quedan veinte días de preparación y voy a llegar impecable”.




Be the first to comment

Leave a Reply