Comenzó sorprendiendo

Atlanta Hawks (1) se llevó un gran triunfo de Philadelphia tras vencer a los locales por 128-124 (4). Fue un juego muy entretenido y tuvo absolutamente de todo, pero finalmente se lo quedó el visitante.

El conjunto de los Hawks se llevó un partidazo como visitante para robar la ventaja de campo ante Joel Embiid y sus Sixers.

Los dirigidos por Nate McMillan tuvieron una noche exquisita de tres puntos, lanzando 20/47 para un 42% de efectividad. Trae Young se fue con 35 puntos y 10 asistencias, siendo el goleador de su equipo. Fue muy bien acompañado por Bogdan Bogdanovic con 21 puntos con 41% de efectividad en triples.

Del otro lado, a pesar de su lesión en la rodilla, Joel Embiiid fue la figura rutilante del juego. Su potencia y habilidad en el poste bajo fue una completa pesadilla para Clint Capela. El camerunés culminó su actuación con 39 puntos y 9 rebotes, que no fueron suficientes.

El cierre del encuentro fue una completa locura, plagado de errores por parte de los Hawks, que su inexperiencia hizo de un partido que debería estar cerrado, algo competitivo. A falta de 16 segundos, los Hawks ganaban 118-126 (8), pero cuatro puntos consecutivos de Embiid y un robo en primera línea de Ben Simmons dejó a los de Doc Rivers a dos puntos (124-126). Finalmente Bogdan Bogdanovic puso los dos libres finales y lograron quedarse con el primer punto de la serie.




Be the first to comment

Leave a Reply