Maravilla Doncic

Con un debut olímpico espectacular de Luka Doncic, Eslovenia se sobrepuso con comodidad 118-100 (18) a la selección Argentina. En el otro juego de la jornada, España derrotó sin sobresaltos 88-77 (11) al local Japón.

Ya no quedan palabras para Luka Doncic, y eso que su carrera recién comienza. El joven esloveno llevó a su equipo a un triunfo categórico ante la selección de Segio “oveja” Hernández. Ya en los primeros compases del juego, Doncic marcaba el ritmo y llevaba el flujo del partido a donde quería. Arrancó con tres bombas consecutivas, y complicaba con sus ataques al aro. Del otro lado Argentina no encontraba ofensiva, jugaba apurado, tomando decisiones muy cuestionables, y por ende se iba quedando atrás en el score. Al descanso ganaban los europeos 62-42 (20). En el segundo tiempo mejoró relativamente el juego argentino, pero el daño ya estaba hecho. No lograban frenar el ataque de Doncic, que ya había pasado los treinta puntos en menos de veinte minutos de juego.

La figura y goleador del juego fue Luka Doncic, el todoterreno de los Mavericks anotó 48 puntos (12/15 dobles, 6/14 triples, 6/7 libres), sumado a eso, capturó 11 rebotes y repartió 5 asistencias. En el equipo dirigido por Hernandez se destacó Luis Scola, quien anotó 23 puntos y capturó 4 rebotes. Facundo Campazzo con 21 puntos, 6 rebotes, y 4 asistencias también jugó un partido destacable.

En el juego matutino, la selección española de la mano de Ricky Rubio, venció a Japón por diferencia de once. El primer cuarto fue parejo y de mucho estudio. Ambos equipos estaban inseguros con el balón y le costaba encontrar el gol. En el segundo apareció la mejor versión de los peninsulares. Se llevaron el parcial 30-14, y de esa forma se fueron al entretiempo ganando 48-28 (20).

Japón cambió mucho su imagen en la segunda mitad, y logró maquillar la diferencia para no quedar en gran desventaja de cara al resto de la fase de grupos. Sus dos NBA, Yuta Watanabe (19 puntos, 8 rebotes), y Rui Hachimura (20 puntos, 4/11 3P) fueron responsables del buen juego japonés, que les permitió ganar el tercer cuarto por ocho. España no se fue de juego y supo controlar el juego, yendo al gol por gol con los nipones. Ricky Rubio volvió a brillar en la base del conjunto de Scariolo. El hombre de los Timberwolves fue el goleador del juego con 20 puntos y 9 asistencias.




Be the first to comment

Leave a Reply