«Tengo mucha fe para el debut frente al clásico rival”

Diego Olivera, nuevo entrenador de Miramar, habló con BC acerca de su llegada al club y como se preparó el plantel para el inicio del torneo.

Por Agustín Triunfo

Comenzó contándonos acerca de los objetivos del Mono para esta temporada: El objetivo que nos trazamos fue entrar entre los ocho e ir paso a paso, tomando confianza como equipo y tratar de terminar lo más arriba posible. Este equipo, entendiendo mi juego y logrando lo que yo quiero, puede conseguir cosas importantes». 

También nos habló sobre las características que debe tener un plantel dirigido por él: “En mi equipo lo que no puede fallar y no se negocia es la actitud y la agresividad defensiva, mientras que en ataque tenemos que ser inteligentes para buscar la mejor opción, pasándonos la pelota y viendo las desventajas del rival”.

Le preguntamos cómo se dio el cambio de jugador a director técnico: “El cambio no me costó mucho, ya hace muchos años que lo venía analizando y creo que la pandemia ayudó a dar el empujón final. Estuve entrenando durante el verano pero llegó la propuesta de Miramar y me decidí por esto. Para mi es un honor, agradecerle a Yaquinta que era la primera opción pero fue él quien lo propuso en la directiva, y también a los dirigentes que pusieron plena confianza en mí. Hay que estar agradecido con las personas que valoran el trabajo de uno”.

Habló sobre la preparación y como se encuentra el plantel de cara al debut clásico del viernes: “La preparación ha sido buena, la verdad es que me tengo que sacar el sombrero con este plantel porque pasamos por varios inconvenientes durante la pretemporada, ya que en el club estaban realizando la cancha y terminando de instalar el piso flotante. Las primeras semanas estuvimos mentalizados en hacer un entrenamiento global y este último tramo ya nos centramos en preparar el clásico. Veo al grupo de jugadores con muchas ganas y muy motivados con que llegue ya el arranque. Tengo mucha fe para el debut frente al clásico rival”.

Por último, nos dio su opinión acerca de que el torneo se juegue en una misma sede y como influye que los partidos sean a puertas cerradas: “Jugar en Larre Borges me parece perfecto por un tema de protocolo y cuidado de salud para todos, creo que hay que cuidar del producto basquetbol y las instalaciones de Larre quedaron de lujo, se nota que el club está con ganas de crecer y los felicito por eso. Si bien se dice que ellos pueden tener una pequeña ventaja, los partidos son partidos y hay que jugarlos. Que no haya público influye porque le da otro condimento al partido, pero hay que ser conscientes de la situación en la cual estamos”




Be the first to comment

Leave a Reply