“Son cosas que no se hacen”

El viernes pasado, Fernando Cabrera fue confirmado como nuevo entrenador de Welcome y al día siguiente dejó de serlo. El Hechicero habló en Puro Básquetbol y explicó la situación.

En primer lugar, el Hechicero detalló su vinculación al equipo de Parque Rodó: “Yo arreglé entre miércoles y jueves, tuve dos reuniones de trabajo con la comisión de básquetbol y el presidente. Ellos me anunciaron en las redes oficialmente, el acuerdo estaba firmado; yo ya había conformado mi cuerpo técnico y estábamos trabajando en la planificación. Inclusive había hablado con varios jugadores para tratar de arrimarlos y armar el plantel. El viernes fue la última reunión y se me plantea la posibilidad de sumar a Newsome. Me dicen que tuve problemas con él y me consultaron si tenía algún problema. Les dije que fue un problema de cancha que tomó una dimensión mayor porque estaba la televisión y justo Newsome decidió bajarse del equipo. Pero es algo que sucede un montón de veces, yo no tengo ningún problema en dirigirlo, en sentarme a tomar un café con él y si hay alguna diferencia poder solucionarla por el bien del club”.

Sin embargo, la posible llegada de Newsome marcó un antes y un después: “Me parece un jugador muy importante para el equipo y para la divisional. Entonces se reunieron con él y me comunicaron que Newsome no aceptó jugar conmigo; ahí se terminó el tema. Quedamos en reunirnos el sábado a las 16:30 en Welcome para seguir trabajando en el delineado del plantel, junto con alguna novedad con respecto a jugadores con los que había hablado. Pero a las 15 recibo una llamada de Wilfredo Ruiz diciéndome que la reunión se cancelaba y que probablemente quedaba para el lunes. A los 15 minutos me llama un entrenador (Mauricio Rodríguez), que es un amigo, diciéndome que estaba sorprendido y que quería saber si hubo algún problema en Welcome porque lo habían llamado para ofrecerle el cargo. Inmediatamente llamé al “Fefo”, primero no me atendía y después me dijo que sí; estaban buscando a un entrenador porque la prioridad de Welcome era Newsome. Yo le conteste un par de cosas, agregando que no tenía nada más que hablar con él; que para mí era una falta de respeto total y nada más”.

Sobre la situación, agregó: “Me parece que el manejo fue pésimo, totalmente irrespetuoso hacia mi persona y hacia mi trayectoria como entrenador. Son cosas que no se hacen. De última, antes de llamar a un entrenador, hablas conmigo y me explicas cual es el tema por más de que yo no lo hubiera compartido”.

El accionar de la directiva no fue el esperado por el DT, y así lo hizo saber: “Una vez que contratas a un entrenador, haces un montón de evaluaciones. Ellos las deben haber hecho y deben haber llegado a la conclusión de que el entrenador ideal para Welcome en esta temporada era Fernando Cabrera. Una vez que te pones de acuerdo con una persona, le das las riendas del equipo y confias en él; si a la primer de cambio echas para atrás o porque un jugar te dice que no, priorizas al jugador, está muy mal. Si Newsome era la prioridad de Welcome, se hubiese contratado al jugador y le hubiesen preguntado quien quería que lo dirigiera y quién no. Le hubieran dicho ‘mirá, tenemos a Fernando Cabrera en nuestros planes y a otros más, ¿qué te parece?»

Si bien circuló la versión de que otros jugadores tampoco querían estar bajo el mando de Cabrera, éste lo desmintió: “Eso me llegó, que eran varios jugadores además de Newsome. Entre ellos, me llegó el nombre de un jugador con el que yo había hablado y me dijo que estaba loco de la vida por volver a estar conmigo y poder estar en Welcome. Tengo los audios, se los pasé a Ignacio, donde el jugador expresa eso mientras que ellos me estaban diciendo otra cosa. Acá la cosa es clara y tiene nombre y apellido: Reque Newsome. No le busquemos la quinta pata al gato. De hecho, yo me desvinculo y arregla el jugador”.

Por otro lado, manifestó su idea de contactarse con la gremial de entrenadores: “Tengo para llamar a Esteban (Yaquinta) en la tarde, para contarle un poco del tema. No sé si se puede hacer algo o no, pero por lo menos para que se esté al tanto y que otros entrenadores no pasen por este momento amargo. Para mí significaba mucho volver a tener la oportunidad de dirigir, volver a poder mostrar mi capacidad y mi vigencia. Más en un club como Welcome, que es un club histórico en nuestro básquetbol, y sus pretensiones de ascenso. Más allá de que sea DTA, sigue siendo básquetbol y sigue siendo trabajo. Prefiero estar activo en DTA a no estar activo”.

Finalmente, agregó: “No llegamos a firmar nada, yo iba a hacerlo entre martes y miércoles. Se estaba terminando de escribir lo acordado para firmarlo. Yo tampoco pretendo nada. Estoy muy dolorido y muy decepcionado. Va mucho más allá de la plata. Tengo 54 años, soy una persona adulta, tengo una trayectoria dentro del básquetbol y no estoy para soportar esos desmanes o faltas de respeto”.




Be the first to comment

Leave a Reply