Dios es Azulgrana

Unión Atlética venció 72-71 (1) a Lagomar y se quedó con el primer punto de la serie. Con un triple agónico de Joaquín Dios y a pesar de la baja de Emilio Taboada, el Azulgrana quedó a un partido de las semifinales.

Fue un gran comienzo por parte del equipo dirigido por Daniel Lovera, que a través de un gran juego colectivo y buenos porcentajes, logró colocar un parcial de 16-7. A pesar de la leve reacción del equipo de la costa, el conjunto de la unión cerró el primer periodo de mejor manera, con Felipe Trushich como protagonista.

Sin embargo, el segundo cuarto fue diferente para el equipo de Mauricio Rodriguez, ya que consiguió empatar el partido con un parcial de 10-2 en solo minutos de juego. A partir de ese momento, de la mano de Agustín Da Costa y Martín Counago, Lagomar tomó las riendas del partido y logró colocarse por encima del marcador a falta de 3 minutos para el entretiempo. Los últimos instantes fueron idas y vueltas entre ambos equipos, donde salió favorecido el conjunto de Canelones, que llegaba al descanso con victoria parcial.

Luego del entretiempo el partido se convirtió en una guerra campal. A pesar del gran comienzo de Lagomar, que puso la máxima de 9 puntos en solo seis minutos de juego, el azulgrana logró reaccionar a tiempo, y puso un parcial de 11-1 de la mano de grandes porcentajes desde los 6.75 metros, convirtiendo 5 de los 7 tiros que lanzó. Los últimos minutos fueron parejos, y dejaron al equipo de Rodriguez arriba en el tanteador con un triple decisivo de Da Costa.

Las expectativas recaen en un último cuarto que parecía que sería parejo y entretenido. No obstante, los primeros tres minutos se llenaron de errores para ambos lados y poca eficacia de cara al aro. A pesar de ello, con empuje y corazón, mediante tiros desde la pintura y triples punteados, los dos equipos llegaron al último minuto de juego con una diferencia de solo un doble. Rodrigo Cardozo tuvo la oportunidad de sentenciar el encuentro con dos libres, que finalmente erraría, y dejaría que Joaquín Dios convierta un triple sobre la bocina de los 24 segundos que sentenció la victoria final de Unión Atlética.

MVP: Joaquín Dios

El juvenil de Unión Atlética supo aparecer cuando su equipo más lo necesitaba. Sin ser el goleador de su equipo, consiguió ponerse el partido al hombro y convertir los tiros importantes que le darían la agónica victoria al equipo de Daniel Lovera. Su triple a falta de 6.4 segundos fue determinante para que se convirtiera en el jugador de este primer punto.

ESTADÍSTICAS

Por cuartos: Unión Atlética 22-14, 38-43, 59-61, 72-71
Jueces: D. Ortiz, J. Dutra, G. Paz

GALERÍA




Be the first to comment

Leave a Reply