Aguantó la tormenta

Boston Celtics se hizo fuerte en casa y venció a los Golden State Warriors 116-100 (16) para tomar ventaja de 2-1 en las finales.

La serie final viajaba a Massachusetts en tablas, y uno de los dos tomaría ventaja clave de 2-1. El inicio fue todo de los verdes con buenos pasajes de Jaylen Brown y mucha puntería exterior. Tras los primeros 12 Boston lideraba el score 33-22. En el segundo cuarto se hizo aún más fuerte el equipo de Udoka. Comenzaron a cargar la pintura, sacaron muchas faltas, y los triples comenzaron a caer. De esa forma lograron sacar la máxima de 18. Golden State no se quedó de brazos cruzados y poco a poco se fue acercando. Con triples de Stephen Curry llegaron a reducir el déficit a simple dígito, pero Boston se recuperó para cerrar bien el cuarto e irse arriba al descanso por 12.

El tercero chico fue, otra vez, todo de los Warriors. Curry y Thompson entraron en modo nuclear, y poco a poco fueron trayendo el partido. La defensa de los de Kerr también fue fundamental para encontrar puntos en transición. Los Warriors se fueron +12 de ese tercer cuarto, y dejaron el score igualado entrando a los 12 finales.
El último período fue ampliamente favorable para Boston. El equipo de Udoka no se salió de libreto a pesar de la remontada de Golden State, y continuó pasando bien el balón, encontrando tiradores abiertos, y defendiendo a gran nivel. A mediados de cuarto el juego ya estaba quebrado en favor de los bostonianos. Jaylen Brown fue su goleador con 27. Steph Curry destacó en los Warriors con 31.




Be the first to comment

Leave a Reply